•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

Suramérica: Ojos sobre venezuela

El mandatario uruguayo, José Mujica, rechazó “cualquier injerencia del exterior” que pueda darse en la situación interna de Venezuela, y pidió que sus problemas se resuelvan “en paz” y dentro de la Constitución. El presidente peruano, Ollanta Humala, instó a realizar el máximo esfuerzo “para que la democracia y el respeto a los derechos de todas las personas, cualquiera sea su posición política, prevalezca”.

El gobernante de Colombia, Juan Manuel Santos, llamó al diálogo entre el Gobierno y la oposición, y afirmó que está “dispuesto” a contribuir en cualquier acción que permita restablecer la estabilidad en el país vecino.

El canciller de Brasil, Luiz Alberto Figueiredo, dijo que el Gobierno de Dilma Rousseff “sigue con mucha atención” el desarrollo de la crisis, y confía en que “haya una convergencia” dentro del más estricto “respeto a las instituciones democráticas”.

 

China y siria se suman

La portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, sostuvo que su país espera que Venezuela y EE.UU. “se adhieran a los principios de igualdad y respeto mutuo, aumenten el diálogo y mejoren sus relaciones”, en referencia al enfrentamiento entre las dos naciones generado a partir de este tema.

A su vez, el Gobierno sirio condenó “rotundamente” lo que consideró intentos de desestabilizar Venezuela y de dar un golpe de Estado contra el Ejecutivo de Maduro.

 

Celac preocupada y Redlad pide a OEA

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) manifestó, por su parte, su “preocupación”, e instó al Gobierno a propiciar el diálogo.

A su vez, la organización Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (Redlad) pidió a la Organización de Estados Americanos (OEA) intermediar en la situación con una misión que sea encabezada por el expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz, Óscar Arias.

Desde Brasil, donde realiza una visita oficial, el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, William Hague, declaró que el Gobierno británico está “muy preocupado por la violencia” en Venezuela.