•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El departamento de León, ubicado a 90 kilómetros al occidente de la capital, no solo es vulnerable ante inundaciones, erupciones volcánicas o sismos, sino también ante la ocurrencia de incendios. La falta de hidrantes agrava el panorama, reconocen las propias autoridades.

La ciudad metropolitana cuenta con una red de 60 hidrantes, la misma que hace 50 años, pese al crecimiento poblacional que se evidencia con el establecimiento de nuevas áreas habitacionales en el noroeste y sureste de la localidad. De esa red, unos 25 están en mal estado, lo cual limita la capacidad de acción de los cuerpos de socorro al momento de una eventualidad, señala el capitán Bayardo López Amaya, inspector de la Dirección General de Bomberos de León.

Según López, en todo el departamento existen 94 hidrantes, y en este momento están desarrollando un plan de revisión y mantenimiento, en coordinación con la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillado Sanitario, Enacal.

Faltan 50 fuentes

El objetivo de este plan es que una vez concluida la inspección, los técnicos de Enacal y los bomberos identifiquen puntos estratégicos para instalar al menos 50 nuevos hidrantes en sitios de concentración: mercados, universidades, escuelas, estadio municipal, templos religiosos y negocios de recreación en el Centro Histórico.

“Vamos a gestionar recursos económicos ante los organismos donantes para rehabilitar los hidrantes que se encuentran en mal estado y sustituir a los que ya dieron su vida útil, con el objetivo de brindar respuesta a las emergencias que se presenten”, afirmó López, quien contó que el proceso de inspección a los hidrantes inició en enero.

Incendio fuera de control

Uno de los últimos incendios, que resultó difícil de controlar debido a la falta de hidrantes cercanos para abastecer a las unidades bomberiles, se registró en enero de 2011 en el mercado La Terminal de Buses, en donde fueron consumidos por las llamas 12 tramos y otros cinco resultaron afectados.

“Es preocupante que tengamos que recurrir a hidrantes ubicados en zonas alejadas para abastecernos de agua y estar preparados para sofocar los incendios”, dijo López, tras indicar que al momento de un incendio en cualquiera de las zonas de concentración, sobre todo de los mercados La Terminal de Buses, Central y La Estación, se tendrá que necesitar varias mangueras y autobombas de relevo para resolver.