•   Esteli  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El comercio ha caído hasta en un 40% en Estelí a consecuencia de la plaga de roya y la antracnosis, que afectan a la caficultura y que han obligado a algunos pequeños y medianos productores de la zona a cultivar granos básicos y hortalizas.

El presidente de la Cámara de Comercio y Servicios de Estelí, Roberto Moncada, dijo que en ese departamento la actividad comercial despertó hasta la última quincena del año pasado.

“Hubo una movilidad de unos 300 millones de córdobas, pero en eso tuvo que ver el enorme aporte que hace el rubro tabaco, que está en su época de oro”, afirmó.

La crisis de la caficultura en el norte de Nicaragua ha provocado que muchos nicaragüenses abandonen el país rumbo a Costa Rica, Panamá, El Salvador y Honduras, según se conoció esta semana.

El café es uno de los principales rubros de exportación de Nicaragua, pero con los efectos de la roya y una caída en su precio internacional, ha perdido fuerza, pese a que genera 300,000 puestos laborales.

Según datos del sector, la cosecha 2011-2012, calificada como bien lograda en la región segoviana integrada por Madriz, Nueva Segovia y Estelí, fue de poco más de 400,000 quintales de café.

El período 2012-2013, que fue cuando la roya y la antracnosis atacaron con niveles de ferocidad, la cosecha se redujo.

A sembrar

Ante la situación, muchas familias se dedican a cultivar granos básicos y hortalizas, como una medida de sobrevivencia.

Norma Ochoa, quien en el período 2011-2012 produjo 25 quintales de café oro en su pequeña parcela en el sureste de San Juan de Río Coco-Madriz, asegura que en la temporada 2012-2013 solo generó 5 quintales.

Según señaló, la roya atacó con mayor fuerza las plantaciones de café variedades caturra y borbón, que eran las que más tenía en su parcela de producción de café orgánico.

Ahora cultiva chayotes, malangas y bananos, una parte para autoconsumo y otra para vender.

Con el poco dinero que obtiene, compra productos de consumo básico como azúcar, granos y ropa.

Ochoa pertenece a la Unión de Cooperativas Multifuncionales Productoras de Café Orgánico, UCPO, de San Juan de Río Coco, que en el período 2011-2012 vendió 5,000 quintales del grano de oro.

Esperanzas

Mientras Salomé Zeledón, que en períodos buenos del café logró obtener hasta 150 quintales de café oro, en el recién pasado ciclo tan solo obtuvo quince quintales.

Ahora cultiva una pequeña parcela de una manzana de terreno, con frijoles, para el sustento diario de su familia.

Dijo contar con la esperanza de que el café en dos años vuelva a recuperarse, por ello las áreas que pudo recepar (cortar el tallo para dar paso a retoños) lo hizo el año pasado y espera tener en 2015 sus primeros frutos.

Por su parte, Concepción Ruiz, quien en el período 2011-2012 produjo 240 quintales de café oro, en la siguiente cosecha generó 30 quintales.

“Fue un golpe tremendo”, acotó.

 

Falta capacitación

El productor Concepción Ruiz, quien en los años 80 laboró para el extinto Ministerio de Desarrollo Agropecuario y Reforma Agraria, considera que los técnicos de las entidades gubernamentales no están bien capacitados para ayudar a los caficultores a enfrentar la roya.

“Como conocedor, le aseguro que andan dando unas orientaciones fuera de tono o contexto“, sostuvo.