•   Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Medio millón de pies tablares de madera provenientes de la Reserva de Biosfera Bosawás fueron decomisados en 2013 por el Instituto Nacional Forestal, Inafor, informó William Schwartz, director de dicha institución, quien señaló que le preocupa la fuga de este producto por puntos ciegos de ambas fronteras.

“No podríamos decir cuánto habrá salido por otros puntos, pero sí sé que no decomisamos toda la madera que salió ilegal. Hay puntos ciegos. En el caso de Bosawás, en el caso de Nueva Segovia, la madera no va por las carreteras, sino que pasa a Honduras, y en el lado sur sale para Costa Rica”, señaló Schwartz.

Por su parte, el doctor Jaime Incer Barquero, científico y ambientalista, señaló que hay más de un camino en el tráfico de madera.

“Mover madera no es de un caminito y se necesitan carreteras, así que bien se puede revisar las vías y ver su estado para conocer por dónde sale la madera”, comentó Barquero.

Hay esfuerzos

El ambientalista señaló que hay esfuerzos por parte del Batallón Ecológico para reducir el tráfico ilegal de madera, y una de las medidas fue no permitir la salida de esos cargamentos por la noche o en fines de semana, dada la reducción de la vigilancia, la detección de permisos falsos y la debilidad de algunos funcionarios.

“Aquí se violan las leyes de Áreas Protegidas y de Seguridad Fronteriza, y los procedimientos y controles”, alegó el ambientalista.

Otras acciones

El director del Inafor aseguró que a pesar de las debilidades no están cruzados de brazos, y que a nivel centroamericano el grupo técnico de bosque conformado por todos los directores de la región, están en diálogo para trabajar un convenio fronterizo de cooperación mutua, que permita detener a los traficantes de madera, dado que todos los países del istmo tienen el mismo problema.

El funcionario reconoció que no tienen un control total del territorio, pero que están tecnificándose, dejando afuera la labor artesanal para adoptar tecnología de punta que ayude a aminorar la tala ilegal.

 

Red de puestos

En la actualidad, los puntos de vigilancia están principalmente en manos del Batallón Ecológico del Ejército de Nicaragua, pero uno de los proyectos del Inafor es crear una red de puestos de control, donde permanecerán por 24 horas los funcionarios, vigilando los camiones que transitan con madera y llevando registros con equipamiento informático.

“En Nueva Segovia tenemos el puesto de control en Mozonte, y se hará otro en Santa Clara, lugar clave de tránsito de madera. En el caso de Bosawás, es un área protegida y eso lo administra el Marena, pero nuestra responsabilidad está en el control de la tala, en el decomiso y en el castigo de los hechores”, comentó William Schwartz, director ejecutivo del Inafor.