•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dentro de los próximos 60 días, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, avalado por los 21 representantes gremiales que integran esa organización, interpondrá un recurso por inconstitucionalidad en contra del decreto 06-2014 de reformas y adiciones al reglamento de la Ley de Concertación Tributaria, publicado el pasado 13 de febrero en La Gaceta, Diario Oficial. José Adán Aguerri, presidente de la cúpula empresarial, lamentó que la reforma haya sido publicada sin consenso.

Nuevas cargas impositivas son la causa, y llaman a sentarse a discutirlas

Tiempos desfavorables dicen, tras crisis cafetalera y actualización del salario mínimo

a pesar de que desde el segundo semestre del año pasado el sector privado y el Gobierno sostuvieron una serie de encuentros para discutir los cambios que se realizarían, de tal forma que las modificaciones no afectaran a las empresas ni a la población.

“La posición del sector privado fue la de decirle al Gobierno que este posicionamiento era inaceptable para el sector privado. Se les explicaron las consecuencias. Sin embargo, hay que entender que aquí el poder lo tiene el Gobierno. Que la decisión final la tiene el Gobierno, más allá de la búsqueda de diálogo y de consenso”, dijo Aguerri.

“Hay que sentarse”, dicen

A pesar de eso, Aguerri señaló que el sector privado seguirá utilizando el canal del diálogo para pedir al Gobierno que deje sin efecto el reciente decreto que crea nuevas cargas tributarias a las empresas.

“Nosotros vamos a introducir este recurso, pero esto no deja sin efecto la aplicación del decreto. También estamos preparando lo que va ser un recurso de amparo (para) que si este decreto se llega aplicar nosotros estaríamos trasladando este borrador para que cada empresa afectada por el decreto introduzca el recurso de amparo 30 días después”, advirtió Aguerri.

Uno de los puntos de la reciente reforma con los que no está de acuerdo el Cosep es la retroactividad que establece el decreto, ya que manda a hacer efectivos los cambios desde la fecha que entró en vigencia, es decir, el 1 de enero de 2013.

“La seguridad jurídica, la certidumbre, la confianza son temas que nos ha tomado y que para ganarlos han sido años, pero esto se puede perder en días, y lo que nosotros estamos buscando es cómo darle respuesta --como se ha hecho a lo largo de estos últimos años-- a lo que quieren todos los nicaragüenses, que es crecimiento económico y generación de empleos”, dijo Aguerri.

Peligro de inflación

El empresario señaló que las nuevas cargas tributarias que impone el reglamento afectarán a las empresas del sector formal. Agregó que ese sector en este año, está asumiendo el incremento de un 1% en la cuota patronal, el dólar de aporte por cada quintal de café exportado para el plan de transformación y el desarrollo de la caficultura, y tendrá que asumir el incremento al salario mínimo y el pago por el servicio de escáner que está por determinarse.

En ese sentido, Aguerri advirtió que la reciente reforma tributaria empuja a la informalidad y al desempleo, pero que además podría generar una espiral inflacionaria, lo cual castigaría a la población.

“Por supuesto que las empresas en la medida de lo posible van a tratar de trasladar este incremento al precio final del producto”, señaló Aguerri.