•  |
  •  |
  • END

Organizaciones de la sociedad civil y de derechos humanos consideraron irresponsable la acusación que el presidente Daniel Ortega realizó contra embajadores miembros de la Unión Europea, lo que a juicio de analistas y ex diplomáticos nicaragüenses podría tensionar la ya deteriorada relación con las instancias de cooperación internacional, mismas que disponen anualmente una ayuda de 500 millones de dólares para nuestro país.

“Si el gobierno de Nicaragua tiene información específica sobre algunos diplomáticos, lo mejor es que lo diga y haga los señalamientos determinados, para que esto corresponda a acciones concretas”, dijo Mario Quintana, enlace de la Coordinadora Civil, CC.

Según el gobierno de Nicaragua, algunos diplomáticos miembros de la Unión Europea se han prestado a los juegos políticos de la oposición local para desestabilizar y derrocar a su gobierno.

Ortega mal dispone a Nicaragua
“El gobierno nicaragüense tiene todo el derecho de defender la soberanía nacional, pero también tiene el deber de respetar compromisos internacionales en materia de derechos humanos y de cumplimiento al Estado de Derecho”, dijo Quintana.

El enlace de la organización no gubernamental también comentó que lamentablemente Nicaragua sigue siendo dependiente de la ayuda internacional, que somos el segundo país más pobre en América Latina y que la cooperación internacional significa al año 500 millones de dólares de ayuda directa al Presupuesto General de la República y en programas de diversos tópicos.

“Si el gobierno considera que estos fondos ya no son necesarios o si tiene nuevas fuentes de apoyo, lo mejor es que lo diga a los cooperantes”, dijo Quintana.

“Las repercusiones de la acusación se mostrarán en más dificultades y en una relación más compleja con la cooperación internacional que sigue representando un ingreso importante para el presupuesto nacional. Esto en medio de una baja en el precio del petróleo que afectará la cooperación venezolana, a esto se suma la crisis financiera internacional, algo que implica la redefinición de la ayuda internacional con prioridad a países africanos en extrema pobreza”, observó.

Para Róger Guevara Mena, ex embajador de Nicaragua ante la Unión Europea, la acusación de Nicaragua a la delegación europea acreditada en el país, sumada a las ofensas y críticas de parte del Presidente de la República y sus medios oficialistas contra mujeres y hombres diplomáticos, plantean prácticamente un desafío a los principios universales con que la Unión Europea se abre al mundo.

Los principios de la Unión Europea
“La UE tiene unos principios fundamentales que se basan en la democracia, en la participación, en la igualdad de los Estados y en el principio de No Intervención, y eso ha sido el motor de su política exterior; esta denuncia contradice sus principios y su actuación no sólo frente a América Latina, sino ante el mundo, por lo tanto es una acusación muy seria, que pone en tela de duda los principios que ha guiado a la Unión Europea desde su fundación en relación a terceros países”, observó Guevara.

Según el ex embajador, la acusación podría generar una consideración de la forma como Nicaragua recibe la cooperación y las condiciones en cómo la UE la entrega o deja entregar.

“Si los 27 países piden cuentas a la Comisión Europea, que es el órgano encargado de la cooperación, sobre esa acusación que hace el gobierno de Nicaragua, y debaten que la ayuda es considerada como injerencia por el gobierno nicaragüense, entonces podría ocurrir que esos fondos pueden ser destinados a otros países que agradezcan la cooperación y no la vean como injerencia”, dijo Guevara.

“Por lo tanto, yo creo que acusar tan seriamente a gobiernos amigos es una aventura que pone en riesgo la cooperación de la Unión Europea, que ha considerado a Nicaragua como la principal beneficiaria de su ayuda en América Latina en los últimos 15 años”, opinó el ex embajador.

Intenta contrarrestar denuncias en su contra
Por su parte, Gonzalo Carrión, Director del área jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, indicó que la acusación ocurre a una semana que su organización denunció ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH-OEA, los continuos atropellos jurídicos, físicos y sicológicos gubernamentales contra quienes lo critican. A esto se suman las feministas y sus acciones internacionales de repudio contra Daniel Ortega.

“La realidad es que el gran desestabilizador y quien constituye un verdadero peligro para la paz en nuestro país es el desgobierno de Ortega y su pareja Rosario Murillo”, expresó Carrión.

“La acusación contra los diplomáticos es irresponsable, y lo que dice el presidente de la situación en Nicaragua es totalmente contrario a la realidad. Ahora declara que sus adeptos junto a él son las víctimas”, se refirió Carrión.

Acostumbrados a exabruptos subdesarrollados
El abogado del Cenidh indicó que el grave señalamiento internacional de Ortega, repetido por Rusia, es sospechoso y puede tener dos interpretaciones: en primer lugar, tratar de lavarse la cara ante las denuncias que han hecho en su contra organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil y, en segundo lugar, echar una cortina de humo sobre denuncias de fraude electoral a ocho días de las elecciones municipales.

“Desconocemos si es apostando a suspender las elecciones o a crear un caos para tapar un posible fraude electoral”, opinó Carrión.

Por su parte, el ex canciller de Nicaragua, Emilio Álvarez Montalbán, expresó que no cree en una reacción violenta o de gran magnitud por parte de la UE.

“La verdad es que no espero ninguna reacción violenta de la Unión Europea. Ellos están acostumbrados a esos exabruptos de países subdesarrollados a quienes ayudan”, dijo Álvarez, quien agregó que “hay mucha política en todo esto. La verdad es que quien extiende la mano debe esperar consejo”.