•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La inversión para prevenir el embarazo en adolescentes debe conllevar una serie de acciones educativas en diferentes ámbitos de la sociedad, consideró la especialista en salud sexual reproductiva, doctora Marieliz Rodríguez, tras conocer la ampliación en US$10 millones para un programa cuyo objetivo principal es reducir los embarazos entre adolescentes de 15 a 19 años.

En Nicaragua la tasa de fecundidad adolescente, referida al número de embarazos por cada 1,000 adolescentes de 15 a 19 años, es de 92, además que el 23.3 por ciento de las mujeres en ese rango de edad ya son madres o están embarazadas, según la última Encuesta de Demografía y Salud, Endesa 2011-2012.

A juicio de Rodríguez, la clave para cambiar dicha realidad está en garantizar educación a todos los niños y niñas, y en el caso de estas últimas destacó que debe haber un esfuerzo para que desarrollen habilidades, competencias y creen un plan de vida.

Capacitación y sensibilización

Aseguró que, por tanto, los docentes deben ser capacitados en metodologías de educación en salud sexual y reproductiva, pues actualmente prevalece el desconocimiento e incluso cierto prejuicio para abordar esa temática.

Otro nivel en el cual tiene que haber cambios, según Rodríguez, es en el sistema de salud, para que se ofrezcan servicios amigables con los y las adolescentes. “Se tiene que sensibilizar al personal de salud para que no juzgue a las adolescentes cuando llegan en busca de un servicio, y más bien estimulen su asistencia”, enfatizó.

Al respecto, la especialista señaló que luego de que una adolescente pasa su primer embarazo, comienza a planificar para evitar el segundo, lo cual evidencia que no lo hicieron antes porque no contaban con los conocimientos y servicios necesarios.

Rodríguez indicó también que la educación no formal es fundamental para prevenir el embarazo en adolescentes, pues la familia es un pilar importante en la formación de las personas.

 

Ayuda ampliada

El proyecto para el cual el Banco Mundial aprobó US$10 millones adicionales inició en diciembre de 2010, y con este financiamiento adicional alcanza un fondo de US$31 millones.