Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

REDACCION CENTRAL

El empresario nicaragüense de origen jinotepino José Alfonso Zúniga Vega, residente en la ciudad norteamericana de Miami, y actualmente planeando regresar definitivamente a su natal Nicaragua para operar una empresa protectora de firmas y marcas comerciales, lidera un grupo de reflexión que propugna por la convocatoria de un referéndum –-contemplado en la Constitución-- “como una expresión popular de cambio”.

Zúniga, cuyo grupo de reflexión proyecta convertirse próximamente en uno de incidencia, opina que el referéndum es actualmente “la única herramienta para que la ciudadanía pueda ejercer su fuerza política” frente a los dos partidos hegemónicos que ponen funcionarios, jueces, magistrados y diputados “de dedo”, mientras cuentan los votos “y se reparten el poder para incrementar sus espacios políticos y económicos mal habidos”.


Implacable con los políticos
El juicio de Zúniga sobre la clase política de Nicaragua es implacable. “Opino que la pobreza de los nicaragüenses tiene profundas raíces políticas”, proclama. “Toda la clase política -–agrega-- no cree en el nica, y a todo le pone peros. Una expresión de eso es la política crediticia de sus bancos, que es contraria con la de la pulpera del barrio, que apoya a sus vecinos dándoles crédito aun cuando eso es riesgoso. Pero lo hace porque sabe que son pobres como ella, y porque conoce y cree en los valores natos de sus vecinos. La pureza del nica se advierte en los barrios, con las mujeres que cada mañana barren sus aceras, o los domingos cuando van a sus cultos con los mejores atuendos por respeto a sus divinidades.

“Igual se aprecia esa nobleza con el chofer que da “raid” a desconocidos en la tina de su camioneta, sin importarle que sean sandinistas o liberales... Eso somos los nicas, y eso es lo que no tienen los políticos. No tenemos nada que aprender de ellos, pero ellos tienen mucho que aprender de nosotros. Por ejemplo, pueden hacer muchas cosas para que la gente no sufra o sufra menos, pero no lo hacen. No cruzan las barreras, sino que al contrario, se las ponen al pueblo. Dividen nuestro nacionalismo, humanismo y patriotismo porque es así como pueden mantenerse en el poder. Nos dividen para unirse contra nosotros, y ellos se reúnen en restaurantes de lujo, en El Chile o en El Carmen”.

Los políticos ponen divisiones entre los nicas, que para nosotros no existen. Somos los mismos viviendo aquí que en el exterior, y es por eso que a todos los nicas vamos a pedirles su firma –-hasta reunir 50 mil-- para la propuesta del referéndum ante la Asamblea Nacional”, añadió

Los puntos de la consulta
Admite Zúniga Vega que la Constitución reconoce el derecho de los nicaragüenses a pedir referendos, pero advierte que no tienen derecho a escoger sus puntos o preguntas. “En cambio, nuestra propuesta es específica, y contiene las siguientes propuestas: primero, que cualquier reforma a la Constitución sea aprobada por los ciudadanos en un referéndum.

Que el Presidente de la República sea electo por una mayoría del 50 por ciento más uno de los votos, que recaiga en el pueblo si se aprueba la reelección presidencial –-siempre en referéndum--, que el pueblo decida si se aprueba un sistema parlamentario o uno presidencial.

Otra propuesta para que el pueblo decida en referéndum es que los magistrados del Poder Judicial o Electoral, y los cargos de Procurador o Fiscal General deben ser o no escogidos por elección popular. Además, que todos esos cargos, así como los del presidente, el vicepresidente, diputados y alcaldes, puedan ser revocados por referéndum y que los ciudadanos sin partido político puedan optar a ser electos por suscripción popular”.


Tres curules para residentes en extranjero
A consulta del referéndum, según el empresario Zúniga, también iría la propuesta de que los partidos escojan a sus candidatos presidenciales en elecciones primarias mediante un conteo de votos realizado por el Consejo Supremo Electoral; que se dé representación mediante la creación de tres escaños en la Asamblea Nacional a los nicas residentes en el exterior, y que se elimine el sistema de representación proporcional o asignación para elegir diputados.

Finalmente, la propuesta que lanza el señor Zúniga y su grupo de reflexión demanda consultar al pueblo en referéndum sobre la eliminación de la inmunidad a quienes desempeñan cargos públicos, quedando ésta circunscrita solamente en relación con el desempeño de sus funciones, opiniones y votaciones, y finalmente, que se cambie todo el actual preámbulo de la Constitución.