•  |
  •  |
  • Corresponsal Costa Rica / END

El cardenal Miguel Obando y Bravo durante su visita a Costa Rica respondió a la comunidad nicaragüense sobre la molestia de la Iglesia evangélica en cuanto a la celebración de la Purísima, a lo que respondió que nada tiene que ver que el presidente de la República sea católico.

El cardenal, quien llegó en horas del mediodía, fue explícito al responder a la comunidad nica que reside en ese país sureño que no tiene ningún inconveniente que el gobierno pueda manifestar su afinidad con la Virgen y que como hermanos no se debería discutir ese asunto. “Respeto el criterio de las otras iglesia”, dijo Obando y Bravo.  

En caso de los inmigrantes, se comprometió a platicar con el presidente Oscar Arias,  a quien recientemente el presidente Ortega visitó para abogar por los inmigrantes y pidió que se aprobara la Ley de Reformas Migratorias.

El guía espiritual expresó que tanto Costa Rica como los nicaragüenses se necesitan mutuamente, ya que los ticos necesita mano de obra y nuestros compatriotas requieren de trabajo.

Costa Rica  es un pueblo noble y solidario al aceptar a los miles de nicas que vienen a trabajar y que esa solidaridad se ha manifestó a raíz del terremoto del año 72.

Por su parte, el presidente Arias se comprometió para que el parlamento tico apruebe dichas reformas.

Obando celebra la gritería en Costa Rica

El cardenal nicaragüense llegó el jueves a Costa Rica para celebra la tradicional "gritería", costumbre originaria de Nicaragua en honor a la Purísima Concepción de la virgen María.

"Estoy aquí por una invitación que me ha hecho el embajador (Harold Rivas) para estar celebrando la Purísima el día de mañana con los nicaragüenses (en Costa Rica) y con los hermanos costarricenses que quieran acompañarnos", comentó Obando y Bravo en rueda de prensa.

El cardenal, quien estará en el país hasta el próximo sábado, manifestó su deseo de llevarle un "saludo y un mensaje de esperanza" tanto a los costarricenses como a los nicaragüenses residentes en Costa Rica.

"Les llevo un mensaje de esperanza, porque la persona que tiene esperanza se muestra siempre optimista y trata de seguir adelante sin desanimarse", expresó.

"Me parece una idea muy buena del embajador de celebrar la Purísima el día de mañana y la Virgen nos va a ayudar, nos va a unir más, nos va a ayudar a traer la paz, ella nos va a ayudar para que los nicaragüenses y tengamos una auténtica paz que está apoyada en el amor", añadió el prelado.

Obando y Bravo dijo que espera que Nicaragua "siga con ese entusiasmo de honrar a la madre de Dios" y que desea que los nicaragüenses que están en Costa Rica "aprendan a amar a la virgen".

El cardenal, además de visitar la embajada de Nicaragua, se reunirá hoy con el presidente Óscar Arias en una visita amistosa para "darle un saludo".

Además, el día de mañana ofrecerá una misa en la Catedral Metropolitana de San José, posterior a la cual dará inicio a la "gritería".

La gritería es una fiesta nicaragüense en honor a la Concepción de María que se celebra en todos los pueblos de Nicaragua y en los lugares donde la colonia nicaragüense es importante, como Estados Unidos, El Salvador y Costa Rica.

La actividad se celebra la noche del 7 de diciembre y consiste en recorrer las calles y visitar altares en honor a la Virgen, realizando cánticos y rezos a la vez que se grita "¿Quién causa tanta alegría?, a lo que se responde, ¡La Concepción de María!".