•  |
  •  |
  • END

El ex canciller nicaragüense Francisco Aguirre Sacasa deploró la acusación internacional que el gobierno de Nicaragua hizo contra la Unión Europea, y observó que en tiempos de crisis mundial no es conveniente “pelearse” con los donantes que han apoyado a Nicaragua en los últimos 18 años.

La reflexión del ex jefe de la diplomacia nicaragüense se suma a la ola de críticas y reacciones que se ha generado en sectores políticos y diplomáticos, luego de que el gobierno de Nicaragua, por medio de su embajada en San Salvador, acusará a la Unión Europea de aliarse a partidos políticos de oposición a la Administración del presidente Daniel Ortega, para desestabilizarla y derrocarlo.

“A Nicaragua no le conviene pelearse con nadie, menos con aquellos países que durante años nos han ayudado a paliar la pobreza. Sencillamente, no es sólo de mal gusto, sino que es una situación que crea anticuerpos en esos países, como estoy seguro de que ya ha creado malestar en la Unión Europea y en Estados Unidos”, expresó Aguirre Sacasa.


Pelea contra 27 países
Mediante un documento oficial, Nicaragua criticó a Estados Unidos y a la Unión Europea, y los acusó de plegarse al “eje de confrontación” de la derecha nicaragüense para desestabilizar al país y a su presidente Ortega, tras un comunicado emitido por los 27 Estados Miembros de la Unión Europea, donde manifiestan su preocupación por el acoso oficial e investigaciones contra varias organización no gubernamentales relacionadas con países europeos.

“Acusar a un país, o en caso peor a toda una comunidad internacional de desestabilización, no sólo no se estila entre países ricos, menos en países dependientes económicamente, sino que demuestran falta de criterio y de prudencia en tiempos de crisis económica mundial”, razonó el ex canciller.

De acuerdo con Aguirre Sacasa, la “correlación de fuerza” con que cuenta Nicaragua con el apoyo del presidente venezolano Hugo Chávez, ha cambiado de manera repentina desde mediados de julio a la fecha actual.


Mal momento para pleito
“El mentor de Nicaragua, Hugo Chávez, antes contaba con el precio del petróleo que se acercó a los 150 dólares por barril, ahora tiene un precio que ronda los 60 dólares por barril, y el petróleo venezolano se vende todavía por menos que ese precio, entonces los recursos que Chávez prometió a Nicaragua, y que son la base principal del plan económico del presidente Ortega y de otros países del Alba, se han ido evaporando con la caída de los precios del crudo”, analizó el también ex embajador de Nicaragua ante Washington.

“En este nuevo contexto, las buenas relaciones con los países donantes son como una reserva económica de futuro, sobre todo porque nadie sabe qué pasará con el petróleo, y, ante todo, principalmente, porque Nicaragua va a seguir siendo pobre por muchísimos años más, y va necesitar quién sabe hasta cuándo, de la mano amiga de los países cooperantes tradicionales para solventar la crisis”, dijo Aguirre Sacasa, quien manifestó no encontrar explicación lógica al discurso crítico del gobierno contra los países donantes.


“Jincando la yegua”

“En vez de fortalecer esas relaciones, aquí se está jincando la yegua, como se dice popularmente. En vez de una relación de respeto y equilibrio, no de silencio, sino de prudencia, aquí se está buscando una situación difícil”, señaló.

“Pelear con los donantes no es aconsejable, no es prudente, no es astuto, no se obtiene ningún beneficio al pueblo nicaragüense…, y no sé --honestamente-- qué se persigue al establecer esa política internacional de confrontación contra la Unión Europea, ante Estados Unidos, ante la Organización de Estados Americanos, ante la Organización de las Naciones Unidas”, observó el ex diplomático.

Aunque Aguirre no pronostica a lo inmediato repercusiones graves en las relaciones con la UE, sí prevé que la suma de incidentes como éstos van minando las relaciones, y “hay que recordar que cada acción provoca una reacción, y poco a poco, con esta actitud, se va afectando la buena voluntad entre Nicaragua y los donantes, y siempre eso peligra con el corte de ayuda internacional”.