•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Bocinazos, el ruido de motores y gritos de vendedores son algunas de las fuentes de ruidos más comunes en Managua.

El académico del Departamento de Física de la UNAN, Byron González, realizó un estudio para determinar cuáles son los puntos más ruidosos de Managua.

"Según el estudio los mayores niveles de ruido existentes están en lugares como el aeropuerto, por ejemplo, donde el tráfico vehicular es una de las principales fuentes, y en otros lugares como cerca de hospitales los vendedores son una fuente de ruido. En general tráfico vehicular y vendedores ambulantes", dijo González.

Los cuatro sectores más ruidosos identificados por el estudio son la Zona Franca Las Mercedes, La Subasta y dos puntos cercanos a hospitales, el Bertha Calderón y el Vélez Paiz.

Luisa Cardoza trabaja hace 17 años vendiendo en el sector de La Subasta y asegura que el ruido se vuelve muy molesto y a veces tiene dificultad para escuchar lo que le dicen los clientes. "El tráfico es demasiado y todo el tiempo está el ruido porque van y vienen, van y vienen. Entonces los pitos y todo eso nos perjudican los oídos", explicó.

La Organización Mundial de la Salud ha definido en 50 decibeles (dB) el límite superior deseable y ha determinado que exponerse a más de 60 dB ya afecta al ser humano. La mayoría de los sectores medidos en Managua superan los 70 decibeles.

Según el médico y académico de la UNAN, Erasmo Aguilar, las consecuencias en la salud de las personas por exponerse mucho tiempo a estos ruidos van más allá de problemas en el oído. "Puede provocar arritmia cardiaca, problemas en el ritmo del corazón, extrasístole cardiaca, puede provocar síndromes ansiosos, síndrome depresivos, alteración en sus relaciones interpersonales", dijo el médico.

Hospitales

Los sectores cercanos a los hospitales Bertha Calderón y Fernando Vélez Paiz también están considerados entre los más ruidosos de Managua.

Wilmer Castro trabaja en las afueras del hospital y asegura que el ruido llega a un nivel en que es complicado comunicarse. "Cuando pasan los buses y hay demasiado tráfico pasan pitando y haciendo ruido", dijo. "Hay demasiado ruido y no respetan que hay un hospital cerca", agregó Castro.

Con respecto a los pacientes que están realizando un tratamiento en el hospital, Erasmo Aguilar, aseguró que la contaminación acústica que hay en el exterior afecta en su recuperación. "Les puede generar estrés y está comprobado que el estrés no permite que se recuperen fácilmente de sus diferentes patologías", explicó el médico.