•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Elecciones en El Salvador son claves para Nicaragua

Un izquierdista, Salvador Sánchez Cerén, y un derechista, Norman Quijano, se disputan hoy en las urnas la presidencia de El Salvador, el país más pequeño de Centroamérica y uno de los más violentos. Esos comicios deberían ser de su interés, pues El Salvador es el país centroamericano que más productos compra a Nicaragua, especialmente el queso, la carne de bovino y el café procesado, según cifras oficiales.

El economista Alejandro Aráuz explicó que El Salvador mantiene una serie de barreras comerciales a ciertos productos de Nicaragua, por lo que resaltó la importancia de que ambos países fomenten buenas relaciones tras los comicios.

Compras

De los US$529.6 millones que sumaron las exportaciones de Nicaragua a Centroamérica en 2013, US$213.6 millones correspondieron a compras de El Salvador, es decir, que los salvadoreños facturaron el 40.3% del valor de los productos nicaragüenses que se comercializaron en el istmo, según cifras según del Centro de Trámite de las Exportaciones, Cetrex.

Exportaciones El SalvadorA juicio de Aráuz, para Nicaragua y cualquier otro país centroamericano, las elecciones presidenciales en la región juegan un papel muy relevante en el proceso de integración, ya que las buenas o malas relaciones que puedan surgir entre los mandatarios determinan en gran medida el futuro político y económico en el istmo.

Según los sondeos, Salvador Sánchez Cerén, del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, es el favorito para las elecciones de hoy, y en la primera vuelta, celebrada el 2 de febrero, obtuvo el 48.93% de los votos.

Mientras, el opositor Norman Quijano, de la Alianza República Nacionalista, Arena, obtuvo el 38.95% de los votos en la primera ronda electoral.

Lazos económicos

Aráuz indicó que históricamente El Salvador ha funcionado como la industria manufacturera de Nicaragua, al comprar su materia prima y exportarla.

Agregó que ante la falta de una estructura comercializadora en este país, ha sido beneficioso para los productores nicaragüenses el hecho de que operadores comerciales salvadoreños penetren a territorio nacional a comprar sus productos.

Esta última característica en las relaciones comerciales entre Nicaragua y El Salvador influye también en que se cubra el déficit en el crédito que otorga el sistema financiero nacional, ya que los compradores salvadoreños pagan por adelantado una parte o la totalidad de los productos, explicó el economista.

Sin embargo, señaló Aráuz, El Salvador impone barreras comerciales a Nicaragua cuando registra excedentes en su producción.

Arauz afirmó que las principales barreras son las fitosanitarias, y que en muchas ocasiones son “inventadas”, porque no están dentro del marco de un acuerdo.

“Y aunque hubiera un acuerdo, hay 1,200 formas de aplicar barreras comerciales”, agregó con base en un estudio que realizó al respecto no solo en el caso Nicaragua-El Salvador, sino a nivel mundial.