•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El boom económico que viven las ciudades de Estelí, Chinandega y Matagalpa está encareciendo el costo de la tierra para construir viviendas de interés social. Cada vara cuadrada se cotiza hasta en US$300 en esas tres ciudades, declaró el presidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua, Cadur, Ricardo Meléndez.

Agregó que el alto precio de la tierra ha elevado el costo para edificar las viviendas.Costo comparativo

 

De hecho, en algunas zonas de Estelí y de Matagalpa (norte del país), y en Chinandega (occidente), la vara cuadrada de tierra es más cara que en algunos sectores de Managua, donde cada vara cuadrada se cotiza en promedio entre los US$150 y los US$200, dijo Meléndez.

Los números no dan de ninguna manera. Para viviendas de interés social la tierra tiene que ser “bien económica” y costar máximo US$3 la vara cuadrada, precisó Meléndez.

Las causas

En Estelí la tierra está más cara por el despertar económico de la ciudad, como efecto inmediato de la pujante industria del tabaco, donde operan 23 empresas que generan más de 30,000 empleos.

En el caso de Chinandega, una zona eminentemente agrícola, el auge de cultivos como el maní y la caña también ha provocado un efecto dominó que ha encarecido el valor de las tierras.

Y en Matagalpa, pese a la crisis provocada por la Roya, las labores de la caficultura han empujado hacia arriba el costo de los lotes.

“No solo en la ciudad de Estelí, lo estamos viendo en casi todo el país, con la diferencia de que hay ciudades que tienen más impacto comercial que otras”, dijo el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri.

El presidente de la Cámara Nicaragüense de Corredores de Bienes Raíces, Canibir, Abraham Blandón, coincidió que Estelí es uno de los departamentos donde la tierra es muy cara.

“La gente ha elevado los precios porque están vendiendo la plusvalía de futuro, todo el mundo sabe que las tierras las quieren para urbanizar, entonces le han elevado los costos… miré una transacción que la cobraron a US$300 la vara, no la hice yo”, añadió Blandón.

Compraron “caprichos”

En Nicaragua faltan unas 957,000 viviendas ,y cada año la demanda crece en 20,000 unidades, de las que el sector privado y el público solo cubren el 50%, de acuerdo con los resultados del Plan Nacional de Desarrollo Humano.

Félix Pedro Rivera, administrador de la Urbanización La Fe, en Estelí, afirmó que en el centro de la ciudad “los precios andan locos”, hasta US$10,000 un lote, pero en la periferia anda de US$30 a US$40 la vara cuadrada.

“En el centro de la ciudad son incomparables los terrenos… al valor hay que agregarle la construcción de calles, el suministro de agua potable, luz eléctrica, el pago de servicios profesionales que hacen incrementar los costos”, señaló Rivera.

Javier Castillo, gerente de residencial Villa Santa Martha, acepta que la llegada de los cubanos (empresarios del tabaco) a Estelí ha encarecido el valor de las tierras, pero señaló que lo más caro en el centro de la ciudad es US$100 cada vara cuadrada, una cifra inferior a la que maneja Meléndez, de Cadur.

“Los cubanos compraron caprichos y ya se terminó esa compra, pero la gente quedó pidiendo lo que no cuesta”, manifestó Castillo.

Chinandega

En Chinandega, el administrador de la urbanización Farallones, Francisco Cruz, relató que hace unos diez años una manzana de tierra costaba US$2,000, la misma, en la actualidad, se cotiza hasta en US$20,000.

Lo más barato que pueden pagar por una vara cuadrada es US$37, pero aún así es “caro”, dijo Cruz.

“Tiene su impacto el hecho de la producción agrícola (y) el constructor no se queda con eso, se lo endosa a quien va a comprar el lote o va a construir”, manifestó Cruz.

La solución

El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, indicó que para bajar los costos, los urbanizadores están obligados a construir de forma “masiva”.

El reglamento de la Ley 677, que fomenta la construcción de la vivienda de interés social, indica que corresponde al Gobierno central, regional y de cada municipio adquirir los predios en áreas urbanas y rurales para construir este tipo de residencias.

“Las alcaldías tienen bancos de tierras, que pongan la tierra y nosotros construimos”, manifestó el presidente de Cadur, Ricardo Meléndez.