•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los bosques de Nicaragua se extienden por 3.3 millones de hectáreas, lo que representa el 25% del territorio nacional. Esa área será controlada directamente por la Presidencia, si la Asamblea Nacional aprueba una reforma a la Ley 290, de Organización, Competencia y Procedimientos del Poder Ejecutivo.

“Pienso que por los problemas que se han generado con (la Reserva) Bosawás y por la depredación que se está haciendo de los bosques, el presidente quiere llevar más de cerca el manejo forestal y todo lo que tiene que ver con el medioambiente y con las áreas protegidas”, dijo el diputado liberal Wilfredo Navarro.

La propuesta de reforma, enviada por el propio presidente Daniel Ortega, separa al Instituto Nacional Forestal, Inafor, del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, para supeditarlo a la Presidencia, con el fin de asumir la administración de los bosques.

Para el diputado Indalecio Rodríguez, presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Nacional, el manejo directo que el presidente tendría sobre el Inafor, no cambiará en nada la operatividad en el cuido de los bosques.

“Lo importante es que apliquen la ley, pero no la aplican. Ya sea bajo la jurisdicción del presidente o bajo la jurisdicción que tiene ahora el Magfor, se debería aplicar la legislación para el manejo sostenible de los bosques”, dijo Rodríguez.

Los bosques

Un informe de la Presidencia indica que el 25% del territorio nicaragüense está conformado por bosques, unas 3.3 millones de hectáreas.

Agrega que el 98% de esos recursos corresponde a bosques naturales, y un 2% a plantaciones forestales. Además, precisa que el 20% del territorio es área protegida, dividida en 77 secciones, con una extensión de 2 millones de hectáreas.

La región del Caribe Norte representa la mayor área de bosques tropicales en Centroamérica. Alrededor del 74.4% de esa región se encuentra cubierta con bosques, entre los cuales predominan los latifoliados (caoba y cedro, entre otros), con 1.4 millones de hectáreas.

Los bosques de esa región representan alrededor del 41.7% de la cobertura boscosa nacional, y aportan significativamente a la industria maderera nacional, sobre todo el “Triángulo Minero”, siendo el 94% de los comunitarios los que aprovechan el bosque con fines de autoconstrucción, según el informe oficial del Ejecutivo.

 

Madera cultivada es rentable

 

José Luis González

El establecimiento de una plantación forestal desde hace más de 15 años, en áreas privadas de Nagarote, Matagalpa y Rivas, alcanzará durante el presente año una producción de al menos 45,000 metros cúbicos de madera preciosa certificada.

“Es una inversión privada a largo plazo que culmina su ciclo de corte al cumplir 20 años. Se pretende al final obtener entre 120 a 140 metros cúbicos (de madera) por hectárea, que será transportada a las plantas procesadoras de ese rubro en Xiloá, con el objetivo de maximizar el rendimiento del producto”, afirmó Javier López, gerente de planificación forestal de la empresa Simplemente Madera Group.

En las plantaciones de Nagarote (León), San Juan del Sur (Rivas) y Matagalpa, se cuenta con 2,200 hectáreas plantadas desde 1999 hasta 2002, de las especies pochote, roble, laurel, caoba africana, genízaro, laurel, coyote, cedro real, ceiba y granadillo.

De acuerdo con Javier López, Simplemente Madera Group pertenece al Grupo Ponzon, y forma parte de la Asociación Nacional de Reforestadores, que aglutina a más de 15 productores pequeños, medianos y grandes, los cuales generan en sus propiedades 1,500 empleos directos.

Buena perspectiva

Por su parte, Jaime Incer Barquero, asesor presidencial para asuntos del medioambiente, sostuvo que el establecimiento de plantaciones forestales es más rentable que los cultivos tradicionales.

Agregó que la plantación forestal de Simplemente Madera Group debería servir como ejemplo para quienes poseen tierras en ocio.

Destacó que hace falta que las instituciones del Estado y las asociaciones promuevan y estimulen la producción forestal que sale de las plantaciones en sus múltiples opciones y variedades, “que se facilite y que se premie a todos los pioneros que han tenido la visión de desarrollar bosques y aprovechar los recursos de manera sostenible”, comentó Incer.