•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un área de 40 manzanas que albergaban gran cantidad de árboles de maderas preciosas, fueron consumidas por las llamas durante un incendio forestal ocurrido en la Reserva Ecológica Lagunas de Mecatepe, en el cerro Mombacho.

El siniestro inició en la madrugada del domingo y se extendió hasta las siete de la noche de ese mismo día.

El oficial de la Asociación Civil de Bomberos Voluntarios de Granada, Enrique Hurtado Miranda, manifestó que el fuego inició en el kilómetro 61 de la carretera Granada-Nandaime, específicamente en la entrada a la comarca Monte Verde.

“Pobladores del lugar y algunos guardabosques intentaron controlar el siniestro, pero se les dificultó y optaron por llamar al puesto de mando de los Bomberos, a eso del mediodía, cuando el fuego ya amenazaba con extenderse a otros puntos del territorio”, explicó Hurtado Miranda.

Árboles destruidos

La violenta ignición destruyó muchos árboles maderables, entre ellos de las especies madero negro, pochote, guayabo, acacias, eucaliptus y árboles frutales, aunque no detalló el volumen total de la madera consumida ni un cálculo del valor monetario de los daños.

“El origen de la inflamación aún lo estamos investigando”, dijo Hurtado Miranda.

El trabajo

El subcomandante Víctor Barrios Espinoza y diez bomberos se trasladaron al lugar con un camión cisterna, varias bombas-mochila, matachispas, palas, machetes y otros equipos empleados para evitar que el incendio se propagara y causara mayores daños en el Mombacho.

Los guardabosques y pobladores se mantuvieron en el sector del desastre, con siete bombas-mochila y otros instrumentos, contribuyendo a controlar las llamas en una labor inicial de ocho horas, más las seis horas de labores normales de los Bomberos.

Hurtado Miranda aseguró que tuvieron apoyo de todo el personal de la Reserva, que dirige Enoc Pineda. Extraoficialmente se informó que la propietaria del extenso lugar es una señora de nacionalidad coreana. 

 

Los incendios

A inicios de este año, dos incendios alteraron la quietud de las familias del Mombacho y de la carretera a Nandaime.

En el primer siniestro se perdieron 44 manzanas de pasto mejorado, y en el segundo ardieron unas 20 manzanas de maleza seca.