•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La disponibilidad de los antirretrovirales indicados y el aumento en la oferta de pruebas de Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH, ha mejorado la expectativa y la calidad de vida de los pacientes, logrando que se reinserten plenamente a su vida social y laboral, en un período no mayor de seis meses, según el especialista en VIH, doctor Danilo Núñez.

En los últimos seis años, los casos de VIH en el país se han logrado detectar en etapas tempranas y no en su condición de Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, Sida, que es la etapa avanzada de la enfermedad, lo cual se suma al hecho que de 2003 a 2013, los pacientes bajo tratamiento pasaron de 22 a 2,336, explicó Núñez.

“Con la terapia antirretroviral se cambió el criterio que existía antes, incluso a nivel de los médicos, de que el VIH era igual a muerte, pues lo primero que ocurre en alguien con VIH que toma el tratamiento, es que dejan de aparecer infecciones que ameritaban hasta 15 días de hospitalización, y eso permite que la persona se integre a su vida social y laboral”, subrayó.

En todo el país

El informe Situación Epidemiológica del VIH-Sida en Nicaragua, del Ministerio de Salud, Minsa, muestra que de los 8,450 casos registrados hasta septiembre de 2013, 6,628 son de VIH, 741 de Sida, 1,030 se trata de personas que ya fallecieron, y 51 son casos que todavía no tienen expediente.

Núñez indicó que hasta 2006, la terapia antirretroviral se ofrecía solo en el Sistema Local de Atención Integral, Silais, de la capital, pero que desde ese año hasta 2012 se fue llevando a los 18 Silais que hay en el país, gracias a las capacitaciones a personal multidisciplinario que financió la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Usaid.

Los datos del Minsa sobre la situación del VIH-Sida en Nicaragua refieren que de los 413 pacientes que iniciaron el tratamiento antirretroviral entre enero y septiembre de 2013, 193 están en Managua, 64 en Chinandega, 35 en Bilwi, 23 en Masaya, 19 en Chontales, 19 en Matagalpa, 18 en León, y el resto son de otras zonas del país.

La valoración

Núñez apuntó que para determinar si un paciente de VIH amerita tratamiento, existen dos criterios básicos. Uno, es el nivel de linfocitos TD4 (células del sistema inmunológico), el cual debe ser menor o igual a 350 por cada milímetro cúbico. El promedio en una persona sana es de 1,200 por cada milímetro cúbico.

“Los linfocitos TD4 empiezan a ser afectados ocho días después de que la persona adquirió el virus, y van disminuyendo progresivamente”, detalló, y agregó que el otro criterio es que la carga viral sea superior a 100,000 copias por cada milímetro cúbico.

Cuando una persona está bajo tratamiento antirretroviral, su nivel de TD4 y su carga viral es monitoreada cada seis meses, pero en el único lugar donde se realizan ese tipo de exámenes es el Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia, del Minsa, por lo que en muchos casos, los resultados salen hasta con un mes de retraso, afirmó Núñez.

Disponible en Nicaragua

En Nicaragua, el tratamiento para personas con VIH es financiado en su totalidad por el Fondo Mundial, y tiene un costo aproximado de US$6,000 al año por cada paciente. Según Núñez, en el país están disponibles cuatro de los seis grupos de antirretrovirales que existen en el mundo.

El nombre de cada grupo de antirretrovirales está relacionado a la parte del virus que ataca, y cuentan con siglas que los identifican en el gremio científico-médico: el grupo 1 es el de los Inhibidores Nucleósidos de la Transcriptasa Reversa (ITRAN); el grupo 2 es de los Inhibidores No-nucleósidos de la Transcriptasa Reversa (ITRANN); el grupo 3 es el de los Inhibidores de Proteasa (IT), y el grupo 4, es el de los Inhibidores de Fusión (IF). Este último llegó al país a finales de 2012.

 

El tratamiento

El especialista en VIH, doctor Danilo Núñez, aseguró que hay tres esquemas de tratamiento, y en cada uno, tres grupos de antirretrovirales. “No hacemos nada con darle uno o dos grupos de antirretrovirales al paciente”, refirió.

El esquema que recibe el 80% de las personas con VIH que están bajo tratamiento en Nicaragua, es el que está compuesto por dos grupos ITRAN y un grupo ITRANN.

Los pacientes deben tomar el medicamento todos los días, por la mañana y por la noche. Durante los primeros seis meses de tratamiento, deben acudir a consulta cada 15 días y después solo una vez al mes.