Fátima Tórrez González
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Policía Nacional tiene en sus manos la auditoría interna que realizó la empresa Big Cola, luego de sufrir el atraco “cronometrado” el martes 11 de marzo, cuando tres de sus trabajadores fueron secuestrados y los ladrones utilizaron el uniforme y el vehículo para entrar en la empresa.

“Se estima que la pérdida en dólares ascendió a US$5,000 y en córdobas fue un poco más del millón, dinero del que fue despojada la cajera de la empresa cuando entraron los delincuentes, además se suman los C$20,000 de la venta del día que habían realizado los operarios del camión que fue interceptado en Laureles Norte, donde secuestraron a los tres trabajadores”, manifestó una fuente extraoficial.

La Policía Nacional no ha brindado información al respecto, lo único que se conoció es que el caso lo investiga directamente la Dirección de Auxilio Nacional, DAJ, de la Policía, y hasta el momento no tienen detenidos.

Investigan

“Se está trabajando el caso, todavía no hay nada concreto. Nosotros entregamos el expediente a la DAJ y son ellos los que continuarán con las investigaciones, unos de nuestros detectives están también apoyando”, señaló el comisionado mayor Noel Cruz, jefe del Distrito IV de Policía, quienes conocieron inicialmente el atraco.

Según algunos de los investigadores relacionados con el caso, no descartan ninguna hipótesis sobre el involucramiento de trabajadores o de extrabajadores, “porque todo fue bien medido, bien planificado”, agregó el informante.

 

El atraco

Los trabajadores se movilizaban en el camión blanco Mitsubishi, placas M0-65867, cuando fueron interceptados en Laureles Norte por una camioneta Hilux doble cabina, gris, donde viajaban aparentemente cuatro sujetos, estos neutralizaron a los empleados, los golpearon, amordazaron, ataron de pies y manos y los lanzaron a la parte de atrás del camión.

Dentro de la empresa cometieron el atraco mayor, y en la parte trasera de la empresa --donde no hay muro perimetral-- los esperaba la misma camioneta. En la fuga inició un intercambio de balas entre los guardas de seguridad y los delincuentes, de los cuales uno resultó herido.