Leyla Jarquín
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En los últimos dos años, el Instituto Nicaragüense para la Promoción del Consumo Responsable, Inprocres, ha realizado 1,876 talleres en todo el país, para promover el consumo responsable del alcohol, y la experiencia ha sido tan exitosa que acordaron con la Policía Nacional integrar esos talleres en los cursos de formación que deben pasar todas las personas que optan por primera vez a la licencia de conducir o que la están renovando.

José Manuel Juanatey, director de Inprocres, señaló que la Policía Nacional está clara de que el problema de accidentes de tránsito por conducir bajo efectos del alcohol no se soluciona sancionando a los conductores, sino informándolos sobre cómo el alcohol disminuye sus habilidades de conducción y aumenta el riesgo de sufrir un accidente.

Juanatey indicó que en León ya se incluyeron los talleres de Inprocres a los cursos que exige la Policía Nacional a quienes tramitan o renuevan licencia de conducir, y que este año harán lo mismo en todo el país, comenzando por la capital, Managua.

Causa de muerte

Según datos de la Dirección de Tránsito de la Policía Nacional, el consumo de alcohol está entre las diez principales razones de accidentes de tránsito en el país, que en 2013 sumaron 24,426, dejando 511 fallecidos y 4,135 lesionados.

Juanatey, en tanto, dijo que en Nicaragua, de acuerdo con un reciente estudio internacional, el 12% de los hombres y el 7% de las mujeres inician a consumir alcohol antes de los 18 años.

Dos años de trabajo

El director de Inprocres recordó que esa organización nació en febrero de 2012 con tres objetivos: promover el respeto hacia aquellas personas que han decidido no consumir alcohol; concienciar a los adultos sanos que han decidido consumir alcohol, sobre la importancia de hacerlo con moderación y responsabilidad; y sensibilizar a grupos vulnerables como menores de edad y personas con problemas de salud, para que no consuman alcohol.

“También hemos querido que los adultos tengan la información suficiente, de calidad científica, para que puedan hablarle a sus hijos menores de edad e incluso a personas adultas sobre el consumo moderado del alcohol”, refirió.

Entre diciembre del 2012 y diciembre del 2013, Inprocres ofreció 1,876 talleres sobre el consumo moderado del alcohol, involucrando a 38,224 personas de 13 departamentos, 23 municipios y 33 comarcas. En los encuentros hubo una participación casi igualitaria de hombres y mujeres, con el 51 y 49% respectivamente.

 

Objetivo es educar

La coordinadora académica de Inprocres, Patricia Zúniga, explicó por su parte que en los talleres dejan claro que el objetivo no es hacer que las personas dejen de consumir alcohol, sino que lo hagan con moderación y responsabilidad.

“El alcohol por sí mismo no hace daño, es la forma en que se consume, y la forma en que se consume es nociva, pero hay una manera responsable de hacerlo y no hay necesidad de lastimarse el cuerpo, a la familia ni a la sociedad”, apuntó.

Zúniga afirmó que cada taller tiene una duración de 45 minutos y que el primer punto que abordan es: qué es el alcohol, y cuáles son sus efectos en el ser humano, y luego profundizan en cómo los padres deben hablar del tema con sus hijos, para lo cual cuentan con una guía.

La Cooperativa de Transporte Colectivo de Las Jagüitas fue una de las organizaciones que participó en dichos talleres. Su presidente, Carlos Fletes, calificó de positivas este tipo de iniciativas, sobre todo en el sector transporte.