•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Una visita de funcionarios de la Convención Mundial de Humedales (Convención Ramsar) evaluó el estado del humedal de la fronteriza isla Harbour Head, conocida como isla Portillo para Costa Rica quienes mantienen una disputa con Nicaragua desde octubre del 2010, informó hoy una fuente oficial.

La viceministra de Ambiente y Energía de San José, Ana Lorena Guevara, brindó un informe en conferencia de prensa sobre la visita a la zona de funcionarios costarricenses y técnicos de Ramsar.

"Efectivamente hay un cambio en las condiciones ecológicas del sitio, esto visto desde una perspectiva legal podría significar un daño importante, porque volver a tener la condición que teníamos antes no va a ser posible, por lo menos, no en un corto plazo", aseguró Guevara en conferencia de prensa.

El pasado 22 de noviembre la Corte Internacional de Justicia (CIJ) dictó medidas cautelares y ordenó a Nicaragua corregir los daños causados con la apertura de dos canales que unen el río San Juan, de soberanía nicaragüense, con el mar Caribe, a través de la zona en disputa.

La viceministra manifestó que pese a haber inspeccionado la zona, "todavía se tiene que hacer un análisis más profundo", y será en el próximo mes de abril cuando informen las medidas que va a aplicar el Gobierno de Costa Rica para restaurar la zona.

"Las medidas que se tomen tienen ser acorde con el ecosistema y eso significa que el reto que se tiene es que permita la recuperación y, al mismo tiempo, no generar más impacto del que ya se generó producto de la construcción del canal", explicó Guevara.

Isla Portillos, como le llama Costa Rica, o Harbour Head, como se le conoce en Nicaragua, es una zona selvática que se disputan ambos países en la costa del Caribe, junto al río San Juan, de muy difícil acceso por tierra.

A finales de 2010 Costa Rica demandó a Nicaragua ante la CIJ por una supuesta invasión a Isla Portillos y por daños ambientales causados allí a un humedal protegido por la Convención Ramsar, durante la construcción de un canal para unir el río San Juan con el Caribe.

En 2013 Costa Rica denunció ante la Corte que Nicaragua había abierto dos caños más en la zona, violando las medidas cautelares que impedían a ambos países ingresar al sitio con personal civil, policial, gubernamental o militar.

En 2011 Nicaragua demandó a Costa Rica ante la CIJ por supuestos daños ambientales al río San Juan durante la construcción de un camino de lastre en territorio costarricense y paralelo a ese afluente.