•  |
  •  |
  • END

Tras dar por concluido el operativo “Diriangén Dos”, la jefatura de la Policía de Rivas dio a conocer ayer que el total de la droga incautad a siete integrantes de una banda de tumbadores de droga, fue de 218 kilos con 345 gramos.

En horas de la tarde tenían contemplado remitir el expediente al Ministerio Público, para que dicha institución introdujera la formal denuncia en contra de los integrantes de la banda y Wilber Antonio Vanegas Vargas, catalogado como el propietario de la droga y víctima a la vez de los tumbadores.

Operativo prolongado
El vasto operativo tardó más de veinte horas, ya que se inició a la media noche del sábado y culminó casi a las diez de la noche del domingo, cuando los oficiales terminaron la inspección en una camioneta Land Cruiser placa CZ1464, blanca, en la que se encontró una caleta especial instalada en la parte superior del eje trasero y en la cual había 103 paquetes de cocaína. Tal cantidad sumada a los 95 que se habían encontrado en horas de la mañana sumaron 198 paquetes de cocaína, que dieron el peso final de 218 kilos con 345 gramos.

Según el comisionado mayor Carlos Espinoza, jefe de la Policía departamental de Rivas, en este departamento existen cinco bandas de tumbadores de drogas. Con el quiebre de esta banda, quedan por desarticular cuatro.

“Dios nos guía”

El operativo realizado entre las comunidades El Tambo y El Astillero, del municipio de Tola comenzó con la captura de Max Castaño García, de 34 años, quien conducía el camión placa MZ 0160, donde se encontraron 87 paquetes que iban ocultos debajo de una capa de arena.

El camión en cuyo vidrio delantero se lee “Dios nos guía”, había salido de las playas de El Astillero, donde, según la versión policial, los tumbadores de drogas asaltaron el cargamento que trasegaría la camioneta Land Cruiser, placa CZ1464, que fue encontrada abandonada.

No obstante, los tumbadores Carlos Javier Siézar Robles, de 40 años; Max Castaño García, de 34; Jorge Luis Jaenz, de 32; Juan Carlos Pineda Orozco; Guillermo Antonio Ruiz Martínez, de 34; Carlos Javier Corea Espinoza, de 26, y Miguel Antonio Jaenz, de 38 años, no pudieron terminar con éxito “su trabajo”, ya que producto del trabajo de inteligencia del Ejército y de la Policía, los capturaron con las manos en la masa, y el primero en caer fue Castaño García, el cual fue capturado cuando pasaba por El Tambo.

Más capturas
En el mismo sector, la Policía detuvo a bordo de una motocicleta, a Jorge Luis Jaenz, y a éste le encontró dentro de una mochila cinco paquetes, que dieron un peso final de cinco kilos con 542 gramos. En tanto, en Ochomogo, la Policía ocupó tres paquetes, que dieron un peso de tres kilos con 269 gramos, y con dicha incautación se llegó a 95 tacos.

Pero cuando se pensaba que ése era el total de paquetes que se le ocuparía a la banda de tumbadores, surgió otro hallazgo en la camioneta Land Cruiser, que dejaron abandonada en El Astillero, y la que según la Policía pertenece al detenido Wilber Antonio Vanegas Vargas.

Dicha camioneta al ser trasladada a la unidad policial de Rivas, fue inspeccionada minuciosamente, y esto dio como resultado el hallazgo de la caleta que iba en la parte superior del eje trasero y en la cual se encontraron los 103 paquetes de “coca”, que dieron un peso de 113 kilos con 546 gramos. Al parecer, la banda de tumbadores no había localizado estos paquetes y prefirieron dejar abandonada la camioneta, la cual tenía tres llantas ponchadas y el vidrio trasero quebrado.

La camioneta fue encontrada en un antiguo centro de acopio de El Astillero, y en dicho lugar el vigilante fue atado por dos sujetos que lo alejaron del lugar, y desde ahí aseguró sólo haber escuchado una discusión que se dio aparentemente cuando le robaban la droga a Vanegas Vargas.