•   Caracas  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Unidades policiales multiplicaron ayer allanamientos y arrestos que terminaron en la detención de más de 30 personas, mientras desde Ginebra, la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, hizo un nuevo balance de de muertos y heridos.

Según la funcionaria, las protestas han dejado 28 muertos, 365 heridos, 106 detenidos y 41 investigaciones por violación de derechos humanos por parte de las autoridades del orden público.

En tanto, el presidente Nicolás Maduro, quien pocas horas antes había prometido “medidas drásticas” contra las protestas iniciadas en Venezuela hace un mes, calificó de detenciones “a bandidos”, los arrestos.

“Hemos procedido a allanar los lugares donde estaban escondidos estos bandidos. Hemos incautado armas, C4 (explosivo plástico), bombas y continuamos los allanamientos”, dijo en un acto Maduro, sin dar detalles de la identidad de los detenidos.

“En la madrugada (ayer), la Guardia Nacional Bolivariana tomó todo (el sector de) El Trigal en (la ciudad de) Valencia”, a 150 kilómetros de Caracas, y donde ayer hubo tres muertos (dos civiles y un miembro de la Guardia Nacional) en tres incidentes separados, refirió el mandatario.

Sigue caos

Aunque las protestas reúnen cada vez menos gente, el gobierno no termina de controlar el caos de disturbios y de barricadas que se viven cada noche en algunos puntos del país, como en el opositor distrito caraqueño de Chacao, con la emblemática plaza Altamira, como epicentro.

El mandatario reiteró sus llamados al diálogo a la oposición, que hasta ayer se mantenía alejada de las distintas conferencias sectoriales de paz organizadas por el Gobierno, a las que sí ha asistido, sin embargo, el empresariado.

5 puntos para negociar

Entre los eventos más importantes de la jornada de ayer se destaca que la alianza que agrupa a la oposición venezolana insistió en una agenda de cinco puntos que considera “vitales” para poder sentarse a dialogar con el Gobierno y encontrar una salida a la ola de protestas que desde hace un mes se repiten en el país.

La opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) plantea en un documento sus condiciones para responder al llamado al diálogo lanzado por el presidente del país, Nicolás Maduro. Mencionó como primera condición la libertad del dirigente opositor Leopoldo López y de “todos los presos políticos”, así como el “regreso de los exiliados” y la “anulación de los juicios de criminalización de la disidencia”.

Como segundo punto, la alianza opositora planteó “justicia para todas las víctimas de la represión”, y una “investigación independiente que culmine en detención, enjuiciamiento y castigo de quienes perpetraron crímenes” en el marco de las protestas iniciadas el pasado 12 de febrero. Además, pidieron un “alto al hambre, al racionamiento y a las colas” (filas para conseguir productos básicos), mientras que como cuarto punto exige poner fin a la inseguridad y a la delincuencia, en un país con una alta tasa de criminalidad.

La plataforma opositora llamó, además, a un “diálogo verdadero, con una agenda clara, en igualdad de condiciones y con transmisión en vivo por los medios de comunicación con presencia de un tercero de buena fe, nacional o internacional”.

EE.UU. amenaza

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, exhortó ayer al Gobierno de Venezuela a respetar los derechos humanos. Senadores estadounidenses presentaron un proyecto de ley que prevé sanciones contra autoridades venezolanas involucradas en violaciones de derechos humanos durante las recientes protestas, y US$15 millones en ayuda a grupos civiles.