•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El expolicía Pedro Alfonso González, contra quien la Fiscalía presentó acusación como presunto autor del asesinato de William Calderón Vallecillo, fue declarado no culpable por un tribunal de jurado.

El jurado también declaró no culpable por el ilícito de uso de armas restringidas a Sergio Ramón Meléndez, a quien según la Policía le fue incautada el arma de la que salieron los cinco impactos de bala que recibió Calderón, quien en los años ochenta fue funcionario del Ministerio del Interior.

Sin embargo, Meléndez tendrá que seguir en prisión porque la jueza suplente del Cuarto Distrito Penal de Juicio, Tania Galo Olivas, emitió fallo de culpabilidad en su contra por portación ilegal de armas.

Este delito —portación ilegal de armas—, cuya pena oscila entre los seis meses y un año, quedó comprobado con la declaración de Meléndez, quien reconoció que le fueron incautadas dos pistolas.

Decretada la culpabilidad de Meléndez, la representación del Ministerio Público pidió la pena máxima de un año de prisión, mientras que el defensor solicitó la pena mínima, seis meses.

Bajo tensión

El juicio, que concluyó pasada las 10:00 de la noche del jueves, se desarrolló en un ambiente de mucha tensión entre el fiscal auxiliar, Luis Paiz Carrión, y los abogados defensores, Carlos Chavarría y Roberto Cruz; al punto de que en varias ocasiones la judicial ordenó retirar de la sala de audiencia a los miembros del tribunal de jurado para dirimir las controversias entre la Fiscalía y los defensores.

 

Los hechos

William Calderón Vallecillo fue ultimado de cinco impactos de bala la tarde del 28 de septiembre de 2013 en un restaurante capitalino, cuando estaba en compañía de Jacqueline Soto, quien al declarar ante el tribunal de jurado dijo no reconocer a Pedro González como el pistolero que terminó con la vida de su pareja.