•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Pese al esfuerzo que inició ayer el Ministerio de Salud, Minsa, para vacunar a más de 1.7 millones de personas contra enfermedades como la poliomielitis y el neumococo, vacunadores consultados por El Nuevo Diario indicaron que, en el caso de los niños, por la renuencia de los padres no aplican dosis de refuerzo que permiten completar el esquema de inmunización.

Según vacunadores y responsables de la Clínica “Roberto Clemente”, en el barrio Larreynaga, las razones por las que algunos padres no acceden a que les apliquen nuevas dosis a sus hijos son, principalmente, que no llevan el control de las vacunas que los niños han recibido, desconocen el esquema de vacunas que deben recibir, y que los dejan bajo el cuido de personas que dicen no estar autorizadas para permitirlo.

En la Jornada Nacional de Vacunación, JNV, que inició ayer y concluirá el próximo 30 de marzo, se busca aplicar 1,780,133 dosis de vacunas de DT (difteria y tétanos), DPT (difteria, pertussis o tos chifladora y tétanos), MMR (sarampión, rubéola y topa), Neumococo, Rotavirus, Antipolio, Pentavalente y Neumococo 23 (para mayores de 50 años).

Flor de María López, enfermera encargada del Programa Ampliado de Inmunización, PAI, en la Clínica “Roberto Clemente”, del barrio Larreynaga, señaló que es importante que los padres cuiden la tarjeta de vacunación de sus hijos para saber cuáles (vacunas) han recibido y cuáles les hacen falta, y así completar su esquema de inmunización.

Descuido y desconocimiento

Sin embargo, la enfermera especialista en atención materno-infantil y vacunadora, Alba Luz Ampié, aseguró que “hay personas que ni siquiera saben que se está llevando a cabo una jornada de vacunación y mucho menos qué vacunas se están poniendo”, indicó Ampié, y agregó que en muchos casos, tienen que convencer a los padres diciéndoles que las vacunas son necesarias para completar el esquema de inmunización de los niños.

Según Ampié, otro problema común es que los padres aleguen que llevan a sus hijos a médicos privados, y que estos les dicen que no necesitan más dosis después de los seis meses.

López explicó que todo niño debe recibir a los 2, 4 y 6 meses una dosis de antipolio, pentavalente, rotavirus y neumococo, pero que la antipolio, se refuerza con una dosis a los 1, 2, 3 y 4 años. Añadió que la DT (difteria y tétanos) es otra vacuna que debe reforzarse, pues se aplica por primera vez a los 18 meses, pero se repite otra dosis a los 6 años.

Trabajo duro

Ampié resintió que exista mucha renuencia por parte de los padres, pues aseguró que llevar a cabo una jornada de vacunación, conlleva muchos esfuerzos, comenzando por el cuido especializado de las vacunas.

Señaló que el trabajo en el campo inicia a las 8:00 a.m., pero que deben estar al menos una hora antes en la Clínica “Roberto Clemente” para preparar las vacunas, pues se mantienen en un congelador.

Los días centrales de la Jornada Nacional de Vacunación serán el sábado 29 y el domingo 30 de marzo, por lo que autoridades y personal de salud hicieron un llamado a asistir esos días a las unidades de salud para recibir las vacunas necesarias.

 

80% de la meta

Según la enfermera encargada del Programa Ampliado de Inmunización, PAI, en la Clínica “Roberto Clemente”, en años anteriores han alcanzado el 80% de la meta, a pesar de que encuentran mucha renuencia entre la población.

Esta está bajo la jurisdicción del Centro de Salud “Francisco Buitrago” que a su vez atiende al Distrito IV de la capital. Aquí la meta es aplicar 16,540 dosis de vitamina A, 20,942 de DT, 2,176 de DPT, 751 de MMR, 1,686 de Neumococo, 1,715 de Rotavirus, 15,585 de Antipolio, 1,640 de Pentavalente y 6,145 de Neumococo 23 (para mayores de 50 años).