•   Managua- Juigalpa  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Como hongos se siguen reproduciendo las denuncias por estafa en contra de Álvaro Ramón Leiva López, quien haciéndose pasar como el magistrado y vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, Marvin Aguilar, presuntamente estafó a decenas de personas desde la cárcel.

A lo que parece convertirse en una interminable cadena de estafados por el falso magistrado, este lunes se sumaron otras siete víctimas, entre las que hay agricultores, comerciantes, transportistas y un ingeniero agrónomo.

El escrito de denuncia también va enderezado contra José Plutarco Hernández, igualmente acusado y en prisión preventiva junto al falso magistrado, por estafa agravada contra los familiares de cinco reos narcos de la llamada ‘Operación Sur’ u Operación Temis”.

La llamada del “magistrado Aguilar”

El 26 de abril de 2013, a eso de las doce del mediodía, en el teléfono de Gladys Zeledón Montenegro fue recibida una llamada telefónica de alguien que se identificó como el magistrado Marvin Aguilar, diciéndole que le podía ayudar a declarar la nulidad de los procesos de adjudicación de bienes que tenían con distintas entidades bancarias.

El supuesto magistrado judicial, quien resultó ser Álvaro Leiva López, les dijo a los denunciantes que se contactaran con los abogados Jenny Aguilar Mayorga y Pedro Meza Guevara, quienes supuestamente eran “sus representantes de plena confianza”, refieren los denunciantes.

Cada uno de los siete denunciantes habrían entregado US$5,000 a los abogados Aguilar y Meza para que se los entregaran al supuesto magistrado de la CSJ, y en el caso de Justiniano Suárez Blandón, este asegura haber entregado US$12,000.

Abogados guardan silencio

El Nuevo Diario buscó ayer, a los abogados Jenny Aguilar y Pedro Meza Guevara, en sus respectivas oficinas, ubicadas en distintos módulos del llamado “Mercadito Judicial”, pero no fue posible localizarlos.

Cabe aclarar que meses atrás Aguilar y Meza estuvieron detenidos en la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, pero ambos, luego de ser investigados por supuestamente haber recibido dinero en nombre del magistrado Marvin Aguilar, fueron puestos en libertad.

En el caso de la abogada Jenny Aguilar, ella está como tercera en la lista de 14 testigos que está ofreciendo el Ministerio Público para demostrar en juicio la culpabilidad del falso magistrado Aguilar y otros cuatro acusados.

Exalcaldesa de Cuapa entre víctimas

La exalcaldesa de Cuapa, Chontales, Lesly López Martínez, y la pequeña empresaria juigalpina María del Rosario Zelaya Meneses, también revelaron haber sido estafadas por el impostor que se hacía pasar como el magistrado Marvin Aguilar.

A la exedil de Cuapa, la estafó con C$25,000 en vestuario, comida, y con C$20,000 en recargas para teléfono celular y dinero en efectivo, y a la pequeña empresaria con US$2,000 y C$4,000, estos últimos en recargas para teléfono celular.

“De ese hombre --Álvaro Leiva López-- hay muchas cosas que decir. Yo puse la denuncia, pero la Policía y la Fiscalía no hicieron nada”, comentó la exalcaldesa de Cuapa, agregando que en otra ocasión trató de estafarla nuevamente diciéndole que habían secuestrado al obispo de Juigalpa, Chontales, monseñor René Sándigo.

Sus “conejillos de India”

Álvaro Leiva López, quien llegó a vivir al casco urbano de Cuapa junto a su familia hace 20 años, procedente de la comarca Quilalí, aparentemente comenzó su carrera de estafador engañando a jóvenes con la oferta de trabajo a cambio de C$5,000 per cápita, recuerda la exalcaldesa de ese municipio.

Lesly López relató que como la familia del sujeto --Álvaro Leiva-- que se hacía pasar como el magistrado Marvin Aguilar era muy pobre, la Alcaldía de Cuapa les construyó una casa para que vivieran dignamente.

Para ayudarle también a la familia de Leiva, él fue contratado como maestro en la escuela rural de la comarca El Zancudo, pero fue despedido porque llegó una denuncia de que él enamoraba a un joven estudiante, subrayó la exedil.

Abogado defensor pide pruebas

Mario Borge, abogado defensor del ficticio magistrado judicial y de otros dos miembros de su familia, dijo este lunes que Álvaro Leiva López no se declarará culpable.

“Si la Fiscalía asegura que mi representado --Álvaro Leiva-- hacía llamadas a varias personas desde la cárcel, entonces eso quiere decir que en el penal --de Cuisalá, Chontales-- existía un centro de llamadas telefónicas. Que muestren las pruebas”, subrayó Borge.

 

“Si la Fiscalía asegura que mi representado --Álvaro Leiva-- hacía llamadas a varias personas desde la cárcel, entonces eso quiere decir que en el penal --de Cuisalá, Chontales-- existía un centro de llamadas telefónicas. Que muestren las pruebas”.

Mario Borge,

abogado defensor del reo Álvaro Leiva López.