•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El primer contacto entre empresarios nicaragüenses con el equipo de trabajo de las empresas brasileñas agrupadas en el consorcio Central Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), tras la firma con el gobierno para empezar este año la construcción de la hidroeléctrica Tumarín, ha servido para evaluar el ánimo del sector y fijar fechas de inicio de las obras del megaproyecto.

“Yo calculo que no es prudente arrancar en el invierno una obra de esas, en una zona tan lluviosa, y lo más probable es que la obra esté arrancando en noviembre del 2014, es decir, no se puede meter maquinaria porque lo que harías es levantar un montón de lodo”, argumentó Benjamín Lanzas, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Construcción, CNC.

El proyecto de Tumarín, sumado a los proyectos de construcción de hospitales, podría permitir que el aporte del sector de la construcción se duplique, es decir que pase de un 20% como fue en 2013, a un 40% este año.

Calificarán

El empresario agregó que definitivamente la empresa CHN deberá ir haciendo diseños, estudios y precalificaciones de diferentes empresas que pueden entrar a trabajar. “Hay muchas obras de preparación que perfectamente se pueden ir haciendo antes de empezar las obras mayores”, comentó Lanzas.

Agregó que los brasileños ya conocen de la capacidad humana y técnica de las empresas nicaragüenses para participar en este proyecto bajo la dirección de expertos en construcción de plantas eléctricas de vasta experiencia en América Latina, pero además esperan que sea contratada una gran mayoría de mano de obra nica calificada, compuesta por ingenieros, albañiles, carpinteros, conductores, ayudantes, entre otros.

“Yo imagino que ellos están tomando eso muy en cuenta, y si hay maquinaria que nosotros no tenemos y que sea necesaria para construir esa represa, pues la compramos y ya está; entonces, en ese sentido no nos preocupa, el proyecto se ejecutará con mucho éxito”, manifestó Lanzas.

El presidente de la CNC señaló que “definitivamente en Nicaragua no tenemos ingenieros especialistas en empresas hidroeléctricas de ese tamaño, por eso valoramos que habrá una positiva transferencia tecnológica y de conocimientos por parte de los ingenieros y técnicos brasileños hacia personal nicaragüense.

Empleos

Por su parte, el líder sindical Luis Barbosa consideró que el proyecto Tumarín es una promesa cumplida, y calcula que podría generar aproximadamente seis mil empleos, entre directos e indirectos.

“Pero esperamos que las empresas cumplan con la responsabilidad social empresarial, es decir, que aseguren a los empleados, que cumplan con el convenio y que sean contratados directos por la empresa dueña de la obra.