• |
  • |
  • END

SAN CARLOS / RÍO SAN JUAN
El obispo Sócrates René Sándigo, Secretario de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, calificó de “irresponsable” y “desalmado” al Gobierno de Costa Rica, por permitir la explotación de oro a cielo abierto a tres kilómetros del río San Juan”. ¡Hay que hacer algo! Los cristianos tenemos que hacer algo, no podemos dejar que se destruya la casa nuestra. No podemos permitir que eso se legalice porque seríamos cómplices”, advirtió el jerarca de la Iglesia Católica.

En la misa concelebrada realizada ayer en honor a San Carlos Borromeo, el santo patrono de los sancarleños, el obispo se refirió al pronunciamiento emitido en días recientes por los frailes franciscanos de Costa Rica y Nicaragua. “Es justo lo que los frailes están reclamando, en esa comarca de Las Crucitas está siendo tentada la naturaleza y va a traer consecuencias grandísimas a ustedes y a las generaciones venideras, nos va a perjudicar a todos, pero sobre todo a ustedes”, afirmó al dirigirse a los fieles que abarrotaron el templo parroquial.

Monseñor Sándigo insistió sobre la dimensión de los daños que causaría la explotación de oro a cielo abierto en el sector de Las Crucitas, en Cutris de San Carlos, por la empresa minera Industrias Infinito. “Es el despale de manzanas de manzanas de árboles, y va a causar erosión; además, el veneno que utilizarían para sacar el oro contaminará el río, y mañana olvídense ustedes del río san Juan”, indicó.

El secretario de la Conferencia Episcopal expresó su optimismo por la jornada de protestas que realizan los “hermanos costarricenses y el obispo Sancasimiro, que sigan protestando por algo que mañana van a lamentar”.

No quedarse de brazos cruzados
“Nosotros los cristianos no podemos quedarnos con los brazos cruzados, ignorando lo que está pasando y utilizando la tendencia egoísta de que eso no es de nosotros y que nadie se meta porque es de ellos. ¡Nooo! Es nuestra tierra, tu tierra, tu río, y hay que cuidarlo independientemente de que estén legalizando la explotación de oro a cielo abierto”, manifestó el guía de los católicos.

El obispo insistió en los valores del cristianismo: “Se ha caracterizado por amar la naturaleza, por cuidar la casa que es de todos, cuidar la tierra. Hoy nos toca un reto, y es que como cristianos no podemos ser indiferentes ante el ataque de quien por intereses materiales, desalmadamente se abalanza para explotar la tierra sin medir las consecuencias”.

Para el obispo, “todos los cristianos tenemos compromisos con nuestros ríos, lagos y la naturaleza”, por lo que dijo que espera que a los confesionarios también lleguen los pecados por atentar contra el medio ambiente y los recursos naturales.

Al parafrasear que “nadie aprende en cabeza propia”, el obispo puso como ejemplo la tierra del cardenal Obando y Bravo, en La Libertad, Chontales, donde igualmente se desarrolló un proyecto de explotación de oro a cielo abierto, “allí hay mucho oro y vayan a ver si son ricos”, dijo, mientras aseguró que “siguen siendo pobres, y los ríos están contaminados de cianuro, por mucho que digan que utilizan las técnicas más perfectas y que no contaminan, es falso”, afirmó.

Monseñor Sándigo refirió que en ese entonces la empresa minera trató de convencerlo, llevándole para mostrarle la supuesta regeneración de la naturaleza, hasta me regalaron oro y pensaron que iba a ponérmelo en la lengua y no iba a decir nada”.

De esta manera, el obispo de la Conferencia Episcopal dejó planteado el reto a la población y a las autoridades riosanjuaneñas que han actuado con escepticismo frente a la amenaza de la minería al río San Juan.