Ernesto García
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“En el mar, la vida es más sabrosa”, dice una canción…, pero los capitalinos parecen preferir la práctica de la frase: “Es mejor prevenir que lamentar”; esto porque después del terremoto en Chile y de la alerta de tsunami del miércoles pasado en Nicaragua, las excursiones al mar han mermado en comparación con años anteriores.

“El año pasado --2013-- para mañana --hoy-- Domingo de Lázaro teníamos 15 buses reservados para hacer viajes al mar, y hoy --ayer sábado-- no tenemos ningún viaje programado”, dijo William Silva Velásquez, presidente de la Cooperativa 21 de Enero.

Silva comentó que aunque casi siempre el nicaragüense cuando de ir al mar se trata se olvida de los peligros, esta vez no ha sucedido lo mismo, y, por el contrario, es notaria la reducción de veraneantes a solo dos semanas de las vacaciones de la Semana Mayor.

Alejandro Moreno Vega, vicepresidente de la Cooperativa “Parrales Vallejos”, aseguró que las reservaciones para viajes al mar este año han disminuido en comparación con el año anterior.

“Los viajes al mar han bajado más del 30% en relación al año pasado… En el 2013 para el Domingo de Lázaro teníamos 20 buses haciendo viajes al mar, y ahora solo tenemos seis”, señaló Moreno.

En el barrio Cuba, en la zona occidental de Managua, de las tres excursiones que estaban previstas para salir este fin de semana a distintos balnearios del Pacífico, solo una se realizó.

Pocos viajeros

Yelsi Estrada, chequeador de los autobuses que cubren la ruta Managua-Pochomil-Masachapa, en el mercado “Israel Lewites”, aseguró que el sábado la mayoría de los viajeros fueron estudiantes o trabajadores que regresaban a su lugar de origen para pasar el fin de semana con sus familias.

“Solo en la mañana --del sábado-- fue que miré subir a un grupo de turistas cheles que iban para el mar, pero el resto del día los pasajeros han sido personas que estudian o trabajan en Managua”, subrayó Estada.