• |
  • |
  • AFP

La tormenta tropical Paloma, que podría evolucionar a la categoría de huracán, no representa ningún peligro para Nicaragua aunque las autoridades mantienen la evolución del fenómeno bajo vigilancia, informaron el jueves fuentes meteorológicas.

La tormenta que se formó en la madrugada del jueves frente a la costa del Caribe nicaragüense "actualmente no representa ningún peligro" y se dirige hacia el norte-noroeste, declaró la meteoróloga Milagros Castro, de la oficina de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

"Este sistema está bastante estacionario, pero altas presiones en el Golfo de México permitieron que la tormenta mantenga un rumbo hacia el norte-noroeste sin probabilidades de tocar territorio nicaragüense", explicó Castro.

La funcionaria no descartó que en la región del Caribe se produzcan cielos nubosos y lluvias muy ligeras, pero en la zona del Pacífico los pronósticos son de pocos vientos y cielos despejados.

Castro estimó que en las próximas horas se podría desactivar una alerta verde declarada en la mañana del jueves por el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) como medida preventiva ante los posibles efectos de Paloma.

El Sinapred había decidido continuar un "estado de alerta verde" establecido durante un temporal de lluvias que azotó el país desde comienzos de octubre con saldo de unos 17 muertos y daños en cultivos y vías.

El Sinapred recomendó a las autoridades de navegación aérea y marítima tener control de la situación, mientras prevalezca la amenaza de tormenta, e instó a la población a mantener la calma y estar atentos a las medidas que emita el organismo.

El fenómeno climático se formó la madrugada del jueves frente a la costa del Caribe nicaragüense y se localizaba a 110 kilómetros al este de Cabo Gracias a Dios, en el borde fronterizo entre Nicaragua y Honduras.