•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A lo largo del kilómetro 23 de la carretera Managua-Masaya, en la comarca Los Brenes, se observan varias fincas con el rótulo de “Se vende”, pero el motivo de la “oferta” no es un viaje o el interés de un buen negocio, sino una medida desesperada de los lugareños, porque ya no soportan la falta de agua.

También en las viviendas situadas sobre la carretera se observan pancartas que dicen: “Enacal sin agua no se puede vivir”, “El agua es un derecho humano”, “No tengo agua”. Según afirman los pobladores, ni una sola gota de agua llega a los grifos de sus viviendas. Solo tienen agua cuando la empresa encargada envía pipas para tratar de solventar la necesidad.

Desesperados

“Vivimos como en un desierto, como olvidados por la sociedad… es un lugar horrible aquí. Si usted se fija, las residencias se están vendiendo por este problema”, expresó Ana María Robles Guzmán, pastora de la iglesia evangélica “Trazando bien la palabra”.

“Solo espero vender acá para irme a otro lado, porque es difícil esta situación”, indicó una de las pobladoras que prefirió no revelar su identidad.

La pastora Robles Guzmán afirma que atraviesan por una situación “caótica”, ya que además de no recibir el servicio de agua potable, las pipas con agua son enviadas solo una vez por semana, “y es humillante la cuestión del agua, porque hay que estar esperando que las pipas pasen, y ellos dicen en la otra vuelta, luego pasan y no te dejan agua o solo llenan dos barriles”, expuso.

Según la pastora, la respuesta que da Enacal es que el pozo se secó, de modo que los pobladores se sienten abrumados por no disponer de líquido ni para sus necesidades básicas, ni para el riego de los cultivos de los que dependen para subsistir.

Gastos extra

El gasto extra es otro de los problemas derivados de la escasez de agua, la señora Dina Ruiz Martínez, propietaria de un negocio, explicó que, desde hace cuatro meses, comprar agua afecta su economía.

“En un negocio lo primero es el agua y esto (me hace) incurrir en gastos, combustible, pagar al trabajador, comprar agua en el pozo, subirla a los tanques. Esto es un verdadero problema”, mencionó.

El Nuevo Diario solicitó declaraciones a Sergio Ramírez, encargado de abastecer de agua a los afectados, pero no atendió.

 

100

viviendas de Los Brenes llevan meses sin recibir agua potable


800

personas son afectadas por la falta del servicio de agua potable