Luis Galeano
  • |
  • |
  • END

Los contralores decidieron aprobar una auditoría en las cuentas de ENEL, y determinar si hubo malos manejos de sus fondos en el caso del préstamo de Alba-Caruna y los millonarios desembolsos en concepto de falsa publicidad en medios oficiales, que se canalizan a través de una empresa ligada directamente a Carlos Mejicano, el asistente personalísimo de la pareja presidencial.

“Decidimos hacer una auditoría en los ingresos y egresos de ENEL, para ver si ha existido alguna irregularidad en su manejo”, informó el vicepresidente de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy.

El colegiado indicó que la decisión la tomaron ayer por mayoría de cuatro votos a favor y una abstención, que fue del contralor sandinista José Pasos Marciaq.

Investigaciones de EL NUEVO DIARIO y del programa televisivo “Esta Semana”, revelaron que la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), con el visto bueno del Ministerio de Hacienda, pagó millones y millones de dólares a la Caja Rural Nacional (Caruna), después de que la generadora endosó sus cuentas a favor de la antigua cooperativa de crédito campesino, que hoy se ha convertido en un banco paraestatal que nadie controla.

Las investigaciones señalan que el presidente Ejecutivo de ENEL, Ernesto Martínez Tiffer, autorizó millonarios pagos por falsa publicidad a la empresa Ppdsa, ligada a Carlos Mejicano, asistente personalísimo de la primera dama Rosario Murillo, pero de anuncios que nunca nadie ha visto.

Ni siquiera licitaron
Ppdsa fue contratada directamente por Martínez Tiffer sin contar con el permiso de la Contraloría, e incluso simuló una licitación en la que participaron empresas que no se encuentran registradas en la Organización Nicaragüense de Agencias Publicidad (ONAP).

“Específicamente, nuestros auditores van a ver si se usaron bien los recursos de ENEL en asuntos como eso de la publicidad (y verificar) si se hicieron esos anuncios por los que se pagaron los fondos, todo de conformidad con la Ley de Contrataciones”, dijo el colegiado, quien se mostró cauteloso en sus declaraciones para evitar que lo recusen como lo han hecho en otros casos.

En el caso del préstamo de Caruna, dijo que analizarán la legitimidad del préstamo y si se cumplieron las normas de control interno que establecen las leyes.

Ratón casero sigue haciendo de las suyas
Por otra parte, el contralor Argüello Poessy informó que un inventario realizado en las bodegas de la Contraloría, determinó un faltante de 300 mil córdobas en diversos materiales, entre ellos, papelería, toner y otros, relacionados al trabajo propio de la entidad fiscalizadora.

Indicó que ante esa situación, denunciaron el hecho ante la Policía Nacional para que investigue quiénes son los responsables de la desaparición de los materiales.

Cabe recordar que en la CGR se realiza una auditoría interna después que se descubriera que autoridades administrativas y financieras desembolsaron más de un millón de córdobas para cancelar la reparación de equipos informáticos y fotocopiadoras de esa entidad, teniendo como base para emitir centenares de cheques y documentos falsos, entre los que destacan cotizaciones alteradas con borrones, enmendaduras, sin firmas o con firmas y sellos escaneados.