•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las iguanas y garrobos están con las bocas cocidas y las patas atadas a la espalda. Otros animales permanecen tras las rejas de jaulas estrechas, con sed y hambre y revolviéndose entre sus excrementos. Unos, como los garrobos, esperan a ser sacrificados, otros pasarán enjaulados o encadenados a un poste el resto de sus vidas.

Hay lapas, loras de todo tipo, ardillas y cusucos que, con veda o sin veda, son capturados en zonas alejadas del país y traídos a Managua por traficantes que ya tienen contactos con comerciantes dedicados a eso.

Vendedores de animales se apresuran a tapar la mercancía en el mercado Oriental cuando ven acercarse al fotógrafo de El Nuevo Diario. En otro mercado, el “Israel Lewites”, no solo tapan a los animales sino que lanzan ofensas a los periodistas y hasta les amenazan con agredirles si osan tomarles fotos. Estos comerciantes saben bien que su negocio es ilícito.

En el Oriental, antes de mostrar las cámaras, los reporteros se hicieron pasar por clientes, pero aun así los vendedores parecían recelosos cuando se les preguntaba por la procedencia de los animales.

“Hay iguana verde y garrobos, para lo que usted quiera, si es para mascota o para comérselos”, dice una mujer mientras despelleja a una iguana hasta sacarle los huevecitos. “Estos animales están legales”, afirma pero sin mostrar ningún documento que lo demuestre.

Estos reptiles, considerados comestibles, los exhiben en la zona de las carnes del Oriental, cerca de donde están los animales mascotas, como los chocoyos y las loras tiernas, aún sin plumas. También hay ardillas flácidas y tortugas, algunas con el caparazón herido. Otros animales en venta son los ratones blancos, hámster, conejos, palomas y perritos, todos en condiciones de hacinamiento y sin higiene.

REPRODUCEN Y DEVUELVEN

La otra cara de la moneda es la comercialización legal de fauna silvestre, que en Nicaragua la hacen nueve empresas con zoocriaderos para exportación. Están en ocho departamentos del país y reproducen 11 especies de reptiles y una de anfibios, para exportarlos en especial a Europa y Estados Unidos.

El sitio oficial del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) especifica que Nicaragua no permite la exportación de fauna silvestre extraída del medio natural, solo la exportación de especímenes que provienen de la reproducción de crianza en cautiverio.

Henry Romero, representante de la empresa exportadora de animales Fautesa, explica que esta tiene que cumplir con una serie de requisitos dispuestos por Marena, pero también su prestigio les obliga a enviar animales sanos a los compradores en el exterior, en vez de especímenes enfermos que morirían al poco tiempo.

“La demanda en el exterior es enorme y aquí no se da abasto. Como empresa, la comercialización se desarrolla con padrotes (reproductores) que se toman de la naturaleza y cuando se desarrollan las crías, al año se regresa a la naturaleza el 10 por ciento de la crianza, lo que puede significar el triple de animales capturados originalmente”, afirma Romero, cuya compañía está autorizada para la crianza y venta de boa común, geco atigrado (especie de lagarto pequeño) y pichete verde (especie de lagartija).

Otro comerciante legal es Eduardo Lacayo, representante de Exfausa, exportadora de rana ojos rojos, tortuga sabanera, gallego verde y boa común.

Lacayo dice que envían animales a Estados Unidos, Europa, Asia y África. Evitó precisar la cantidad que han exportado, aunque asegura que la demanda es muy buena. “Nosotros cumplimos con las especificaciones que demanda el Marena”, enfatiza, indicando que su empresa tiene planes de expansión en este negocio.

PICHONES DE GUACAMAYO

Braxis Álvarez, ambientalista que ha participado en la organización de la Feria Nacional de la Tierra, asegura que instituciones del gobierno han detenido un poco la matanza de animales silvestres.

“Por ejemplo, el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) regula restaurantes, sobre todo en las costas y playas, para que no ofrezcan comidas a base de animales en extinción, como la carne de tortuga y los huevos de tortuga paslama que son muy apetecidas en Semana Santa”, dice Álvarez.

Menciona que el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales y el Batallón Ecológico del Ejército también trabajan en la protección de la fauna.

El Nuevo Diario trató de consultar a funcionarios del Marena, pero no fue posible. Sin embargo, entre la documentación oficial hallamos el estudio “Manipulación de Fauna Silvestre Decomisada en Nicaragua”, que señala las comunidades de Sapoá y Cárdenas, y los ríos del sur del lago Cocibolca, como las vías de mayor salida ilegal de fauna al sur del país.

Según el documento, en varias localidades de las riberas del río San Juan persiste el tráfico de pichones de guacamayo rojo y verde, amazonas y pieles de caimán. Al occidente de Nicaragua, el negocio ilegal de animales silvestres ocurre más en las comunidades de Palo Grande y Guasaule, municipio de Somotillo, Chinandega, en la frontera con Honduras.

En el Caribe, los especialistas de Marena han identificado como puntos de tráfico de caimanes las aldeas de Punta Gorda y Bismuna, con destino hacia la Barra del Colorado, en Costa Rica, y hacia una isla de la laguna de Karataska, en Honduras.

“La evidencia obtenida nos permite estimar que por cada cinco animales que se extraen de la naturaleza, uno se exporta legalmente, 2 se trafican ilegalmente y 2 mueren en la cadena de comercio”, asegura el fundador del Club de Jóvenes Ambientalistas (CJA), Raomir Manzanares.

Dice que la comercialización ilegal de animales ya daña seriamente a varias especies silvestres como la cotorra corona blanca, la lora nuca amarilla y la lora corona azul, muy emblemática de la zona de Bosawás, la principal reserva de biosfera de Nicaragua.

Lo más decomisado

Según estadísticas oficiales, en los últimos años las aves y reptiles son los animales más decomisados por las autoridades. Entre estas especies están:

REPTILES

Garrobo negro y tortugas terrestres.

AVES

Perico frentinaranja, chocoyo barbinaranja, loros frentiblanco, frentirrojo y nuquiamarillo.

MAMÍFEROS

Armadillos o cusucos y ardillas. Rara vez primates y pequeños carnívoros como tigrillos.