•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Gobierno de Nicaragua llamó este lunes a extremar medidas ante el "riesgo" de fuertes sismos en Managua, sacudida desde hace cuatro días por temblores que mantienen en vilo a la población y dejaron un muerto, 40 heridos y miles de viviendas dañadas.

Hay "que tomar todas las medidas de protección" porque "está temblando y fuerte", y los expertos dicen que "hay riesgo inminente de un sismo peligroso", afirmó la portavoz del gobierno, la primera dama, Rosario Murillo, a medios oficiales.

Managua, de 1.5 millones de habitantes, fue estremecida a la medianoche del domingo por un temblor de 5.6 grados en la escala de Richter, que causó pánico en la población.

Los capitalinos se preparan con recipientes de agua, alimentos, focos, velas y frazadas. Muchos durmieron en las calles o cerca de las puertas, reviviendo el terremoto que destruyó Managua en 1972 y que dejó más de 10,000 muertos y cientos de desaparecidos.

El sismo tuvo su epicentro a 1 km del pequeño volcán Apoyeque, en la orilla del Lago Xolotlán, que bordea a los departamentos de Managua y León (noroeste), seguido por más de 40 réplicas de menos de 4 grados, pero superficiales, lo cual aumenta la intensidad, informó el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter.

Casi todos los sismos tuvieron lugar a escasa profundidad en las cercanías de los volcanes Momotombo y Apoyeque, a orillas del Xolotlán, y se han sentido con fuerza no sólo en Managua sino también en los departamentos de León, Granada, Boaco, Madriz y Carazo.

Los expertos creen que los temblores activaron peligrosas fallas en Managua, que son evaluadas por Ineter y expertos de Cuba, Venezuela y México que llegaron al país, precisó Murillo.

Los especialistas, el gobierno y líderes sociales reiteraron que el peligro sísmico sigue latente y que no hay que bajar la guardia.