Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Un caso de tráfico ilegal de tierras privadas, por medio del uso de documentos falsos y cédulas clonadas, fue denunciado ante EL NUEVO DIARIO desde Jinotepe, por una familia a la que querían dejar totalmente en la calle.

El señor Manuel Antonio Barberena Salinas, su esposa Isola Molina de Barberena y el hijo de ambos, Francisco Martín Barberena Molina, se presentaron a la redacción de EL NUEVO DIARIO a denunciar un intento de robo y estafa contra empresas y bienes familiares, realizados por varias personas que, según la denuncia, se coludieron para arrebatar varias propiedades y venderlas.

Según la denuncia, interpuesta en septiembre de este año en el Ministerio Público y en la delegación departamental de la Policía Nacional de Jinotepe, varias personas desconocidas para la citada familia de empresarios, inventaron escrituras y documentos para poner en venta valiosas propiedades que la familia afectada posee en Carazo.

Puros fantasmas que venden
De acuerdo con una denuncia interpuesta, de igual modo, ante la Comisión Disciplinaria de la Corte Suprema de Justicia, una persona identificada como María Fernanda García Muñoz, presuntamente abogada y notaria, elaboró un documento donde hace comparecer a Antonio Barberena, como representante de la sociedad denominada Salinas Santiago de Tupilapa Sociedad Anónima.

En el mismo escrito la supuesta abogada hace comparecer a la señora Isola Molina de Barberena, como representante de Desarrollo Inmuebles Hermanos Barberena Sociedad Anónima, y a Francisco Martín Barberena Molina, como representante de Camaroneras de Tupilapa Sociedad Anónima.

De acuerdo con una falsa escritura, la citada mujer “da fe” que los tres miembros de la familia “comparecen ante ella” y otorgan un poder general de administración con facultades de vender, ceder e hipotecar las cuatro propiedades donde la familia posee sus negocios, al señor Álvaro Eduardo Aragón Johanssen, identificado con cédula 001-060568-0042P.

La familia narra que se dieron cuenta de que terceras personas le querían arrebatar sus bienes, cuando la Registradora de la Propiedad Inmueble y Mercantil, Dominga Espino, descubrió que una persona intentaba verificar las escrituras, firmas y sellos de los documentos, cuando descubrió que los mismos incluían firma y sellos falsificados a la propia funcionaria del Registro.

Más inventores que Thomas Alba Edison
De acuerdo a la denuncia interpuesta por la familia, un hombre identificado como Modesto Padilla Castellón intentaba corroborar los siguientes documentos: el poder generalísimo, libertades de gravamen de las propiedades, escrituras de rectificación de las propiedades y planos catastrales.

En la investigación, la funcionaria de Registro dio alerta a la familia y ésta a la Policía, la cual, según la versión de la familia, requisó una copia de los documentos que portaba Padilla Castellón, encontrándose que todos los documentos y trámites eran simulados, y que para ello habían falsificado firmas, papeles, sellos y documentos de identidad de la familia denunciante.

Incluso los falsificadores inventaron socios de los negocios familiares y “crearon” identidades a María Esther Flores Alemán, Felipe Pedro Aráuz, Walter Narváez, quienes autorizaron la venta de las propiedades de la familia Barberena, a quienes les inventaron cédulas y pasaportes que no corresponden con los verdaderos documentos de identidad de los afectados.

¿Nombres reales o inventos mafiosos?
El falso documento donde los socios inexistentes autorizan vender las propiedades, habría sido certificado, de acuerdo con la queja ante instancias oficiales de investigación, por una persona identificada en la denuncia como Gustavo Adolfo Vargas, abogado con residencia en Managua.

Incluso, los denunciantes descubrieron que legalmente la supuesta abogada María Fernanda García Muñoz no existe en el Padrón Electoral, su número de cédula no corresponde a ella o no existe, y tampoco figura en el Poder Judicial como abogada, mucho menos autorizada para ejercer.

Padilla Castellón, de acuerdo con la denuncia interpuesta por la familia Barberena ante el Ministerio Público y Policía de Jinotepe, cuya copia del documento fue mostrada a EL NUEVO DIARIO, habría explicado que él fue enviado a investigar la veracidad de los documentos por el abogado Carlos A. Padilla, de Nindirí.

En la investigación preliminar, la familia se encontró que sus propiedades estaban siendo vendidas a alguien identificado únicamente como William Castillo, de Masaya, quien habría mandado a investigar la legalidad de la propiedad antes de comprarla.

Así mismo, ubicaron a Álvaro Eduardo Aragón Johanssen, quien supuestamente andaba vendiendo la propiedad en calidad de apoderado legal de los bienes de la familia Barberena. Éste habría denunciado con anterioridad que su cédula había sido robada y que la fotografía que aparece en el documento con el cual intentaban vender la propiedad no es la suya, como tampoco era suya la dirección registrada en el reverso del documento clonado.


Fiscalía investigará
“clonación” de cédulas
El Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez, anunció una investigación sobre la “clonación” de cédulas de identidad, y señaló que este ilícito no es nada nuevo, por lo que descartó cualquier vínculo con el actual proceso electoral.

Para Centeno Gómez, la duplicación fraudulenta de los documentos de identidad va más allá, y vinculó el delito al tráfico de tierras y otros ilícitos del crimen organizado.

Incluso, aseguró que hace cuatro años su esposa fue víctima de esta situación, cuando “una banda organizada”, “clonó” la cédula de ella para prendar un inmueble como garantía de un préstamo de 90 mil dólares.

En esa ocasión, utilizaron el documento de identidad correcto, con todos los datos de su esposa, pero con la fotografía de otra persona. Según Centeno Gómez, los involucrados fueron apresados, enjuiciados y condenados; entre ellos, un funcionario del Registro Civil de las Personas y un abogado.

Centeno Gómez señaló que están haciendo las coordinaciones con la Policía Nacional para iniciar la investigación, pero no entró en más detalles.