•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Las aguas del lago de Managua se alejaron 16 metros de la costa, en un área aproximada de 500 metros de playa, en el sector de la comarca El Marañonal, en Xiloá, confirmó esta noche Angélica Muñoz, directora de sismología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Los expertos del Ineter también detectaron un cambio en la temperatura del agua del Lago Xolotlán y de la temperatura del aire sobre el lago.

Aclararon que los referidos fenómenos “no representan ningún riesgo para la población”.

Muñoz agregó que si hubiera sido algo grave el impacto – a la población - se hubiera dado en el momento.

Los expertos en sismología explicaron que la poca profundidad del Lago de Managua – 16 metros- hace poco probable la posibilidad de un tsunami que afecte a los pobladores de la zona costera de la capital.

Por su parte, el experto en sismología Wilfred Strauss dijo que existen varias posibilidades que pudieron haber causado el fenómeno del alejamiento de las aguas del Xolotlán de su costa entre las que destaca su posible vinculación con la actividad sísmica del volcán Apoyeque.

“Hay varias posibilidades que tenemos que investigar, si el volcán está involucrado sería una información no muy buena”, subrayó Wilfred Strauss en conferencia de prensa.

Las otras posibilidades que pudieron haber causado el fenómeno es que el nivel del agua - en el lago de Managua – bajo, o que subió el nivel de la tierra, agregó Straussu.

Desde el pasado jueves cerca de los volcanes Apoyeque y Momotombo se mantienen replicas tras un terremoto de 6.2 grados en la escala de Richter, a 10 km de profundidad. Un segundo terremoto se registró la tarde del viernes, de 6.1 grados, a 113 km de profundidad.

La voz de alerta sobre el alejamiento de las aguas del lago de Managua de sus costas fue dada por un poblador de la zona, dijo la directora de sismología del Ineter.

Tarde “agitada”

La tarde del Miércoles Santo los sismógrafos registraron cinco movimientos telúricos cerca del volcán Apoyeque, uno en Mateare, otro en Los Brasiles y también cerca del volcán Momotombo, aseguró la vocera presidencial, Rosario Murillo.

La mayoría de los eventos sísmicos tuvieron una intensidad entre uno y dos grados en la escalda de Richter y una profundidad que varió entre los 13.3 y 16. 7 kilómetros, según los reportes de Ineter citados por la portavoz gubernamental.

Estamos ante una situación sísmica variable e impredecible”, aseguró Murillo en una alocución radial la tarde del miércoles, agregando que esto hace más compleja la situación de alerta máxima que vive el país.