• |
  • |
  • END

Representante de organizaciones de mujeres se reunieron ayer por la tarde en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, preocupadas por el acoso del que ahora son objeto en su vida personal, situación a la que se unió otro caso, en el cual acusan a la directora de la Asociación de Mujeres para la Integración de la Familia, Amifanic, de estar planeando junto a su hijo, robos a hoteles y bares.

Según las autoridades, la denuncia fue interpuesta el sábado pasado por Francisco Arancibia, indicando que supuestamente la directora de Amifanic, Reina Isabel Rodríguez, y su hijo, que tenía un mes de trabajar como contador en un hotel de ciudad Sandino, junto a varios cómplices estaban planeando el robo en el hotel y en otros establecimientos, y que el joven era el autor intelectual y ella quien le proveería de las armas.

Rodríguez y su hijo, quienes no tienen antecedentes penales ni poseen armas, el martes por la mañana fueron notificados de que había una investigación en curso y se presentaron de inmediato a la estación policial, donde se les interrogó. Reina Isabel interpuso una carta dirigida al comisionado mayor César Díaz, jefe de la Policía de Ciudad Sandino, en la cual reclamó que tanto ella como su hijo son inocentes hasta que se les compruebe lo contrario conforme la ley, sin embargo, están atropellando su integridad moral, además de que ya la indagación policial provocó que su hijo fuera despedido de su empleo.

Bajo asesoría de militante político
“El denunciante es una persona con antecedentes, condenado por la violación a una niña con discapacidad y purgó siete años de prisión. Un proceso que fue llevado por la institución que presido, y esto lo considero una revancha en la cual están utilizando a este sujeto bajo el asesoramiento de Félix Solís, un reconocido militante rojinegro, para atacar a nuestra organización civil”, alega la presidente de Amifanic.

Ella asegura que miembros del partido de gobierno han iniciado una evaluación particular en contra de su organización, buscando que se le imputen acusaciones de diversa índole, pero por su trabajo en la comunidad y el trabajo de su hijo en el Club de Conexión de Jóvenes del municipio, hasta los mismos CPC han rechazado firmar en su contra.

Hasta el momento no existe orden de allanamiento ni de detención, aunque el comisionado mayor Díaz dijo que continuarán las investigaciones pertinentes.

“Creo que la Policía está siguiéndoles el juego, y espero que investiguen bien tanto a mí como a mi hijo para que estén claros de nuestro actuar”, dijo Rodríguez, quien dijo reservarse el derecho de acusar por vía criminal a las personas que la señalan, dañando su honor y reputación, que antecede a 30 años de trabajo en su comunidad.

Los ataques ahora son personalizados
Por su parte, Patricia Orozco, perteneciente a la Campaña 28 de Septiembre por la despenalización del aborto terapéutico, también interpuso su caso en el Cenidh, al mismo tiempo que elaboró una carta dirigida a la comisionada Miriam Martha Tórrez, jefa de la Policía en el Distrito II, explicando el acoso telefónico del que es objeto.

Ella alega que existen muchos elementos coincidentes que en los últimos meses forman un patrón de ataque en contra de feministas como Ana María Pizarro, Marlen Chow y Sofía Montenegro, entre otras personas representantes de organizaciones independiente de la sociedad civil.

Azalea Solís, del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, señaló que tal pareciera que estamos en el despertar de escuadrones paramilitares como la temida “Mano Blanca” de los años setenta, cuya especialidad era la amenaza, el hostigamiento, el chantaje y los atentados criminales.

“Aún no hemos llegado a los niveles de ataques contra nuestra vida, pero esto avanza y es peligroso”, dijo la feminista.

Por su parte, la doctora Vilma Núñez, Presidenta Ejecutiva del Cenidh, señaló que las nuevas formas de presión trascienden al acoso institucional y se están centrando en las personas y en sus familias, algo que es doblemente doloroso.

Alguien está organizando
Irwin Larios, representante de la Federación de Organizaciones No Gubernamentales, FONO, indicó que además de miembros del MAM, del Centro de Investigaciones de la Comunicación, del Cenidh y de la Coordinadora Civil, algunos de sus integrantes también han tenido extraños saqueos en sus oficinas.

“Aparentemente todo está dirigido a obtener la información de las organizaciones. Es más, a uno de nuestros miembros en dos ocasiones le han robado su computadora portátil, dejando otras cosas de valor”, dijo.

Larios, si bien no está muy seguro de que haya fuerzas especialmente dedicadas a esto y en vinculación directa con el gobierno, indica que hay alguien organizándolos e interesados no sólo en la intimidación, sino en la obtención de información y datos para utilizarlos con fines oscuros.