•  |
  •  |
  • Edición Web

Como una medida de precaución ante la ola sísmica que mantiene en vilo a la capital y otras ciudades cercanas en varias parroquias los actos litúrgicos de la Semana Santa se están realizando en los atrios y parqueos para evitar tragedias.

En la iglesia Santa Ana, situada en el barrio del mismo nombre, ubicado en la parte occidental de la capital, el párroco Orestes Fontes, celebró este Jueves Santo la misa de la Cena Pascual, también conocida como lavatorio de los pies en el atrio de esa iglesia.

Durante esta celebración que marca el final del tiempo de Curezma y el inicio del triduo pascual, la Iglesia Católica conmemora la última cena de Cristo con sus apósteles en la víspera de su Crucifixión y recuerda a los fieles el mandamiento dejado por Cristo de amar los unos a los otros.