•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los expertos -que arribaron a Nicaragua a inicios de esta semana para investigar y evaluar la actividad sísmica- encontraron grietas y fallas geológicas en las faldas del Momotombo, que las autoridades consideran como causas del terremoto de magnitud 6,2 que sacudió el centro y el Pacífico de Nicaragua el pasado jueves.

El Momotombo, un cono volcánico de 1.297 metros de altura, y uno de siete volcanes activos, es el segundo más amenazante de Nicaragua, con un nivel de peligrosidad 11, de un máximo de 12.

Fallas en el volcán Apoyeque

El geomorfólogo de origen checo Jorge Sebesta sostuvo que el Apoyeque es joven y cada coloso pasa por un proceso de destrucción.

"Apoyeque está en el estado de desarrollo de su superficie, podemos ver que pasan un montón de fallas sobre la estructura volcánica de Apoyeque, eso lo convierte en una zona complicada", anotó el experto.

Observó que Managua está ubicada en un sistema de calderas que van hasta el volcán Masaya, cuyo sistema está compuesto por cuatro calderas y está conectado con el alineamiento Nejapa-Miraflores, que son fallas que cruzan la capital.

No se conoce el año de la última erupción del Apoyeque, ubicado a unos 10 kilómetros del centro de Managua y de 420 metros de altura, pero se han encontrado huellas humanas en estratos debajo de depósitos de pómez originados en ese lugar o de una fuente cercana, ahora cubierta por el lago de Managua, según el Ineter.

Las expertos y especialistas auguran que la intensa actividad sísmica continuará los próximos días y que irá disminuyendo de forma paulatina hasta desaparecer.

Migración de epicentros

Los epicentros de los sismos de los últimos días han sido localizados entre los volcanes Momotombo y Apoyeque, éste último en el extremo norte de Managua, a pocos kilómetros del punto en que se originó el terremoto que devastó la capital en 1972.

"Tenemos que decir la verdad. Tenemos un poquito de miedo que sea posible esto, que una de las muchas fallas de Managua se active. Pensamos que la probabilidad es muy baja, no creemos que sea tan probable, pero tenemos que decir la verdad, que es posible", advirtió el director técnico de geofísica del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), Wilfred Straus.

De origen alemán, Straus explicó que la experiencia indica que es posible una migración de los epicentros, "porque la sismicidad puede pasar de una zona a la otra" y la actual se está trasladando de oeste a este, buscando el centro de Managua.

"Es bien posible. No tenemos una prueba de que pueda ocurrir mañana. Solo tenemos esta tendencia, que vimos con la migración de los sismos (que comenzaron en Momotombo y Apoyeque, y en algunos casos en el malecón de Managua) y decimos que puede ser que ocurran sismos ahora también" en la capital, alertó.

"Vemos que algo ha cambiado, que algo está acercándose a Managua. No podemos predecir nada, pero la situación es extraña, no es normal. No sabemos cuándo, ni cómo, pero debemos estar preparados, porque un terremoto grande es esperado", remarcó Straus.