•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Entre el repicar de campanas ha concluido este mediodía el Vía Crucis penitencial presidido por la venerada imagen de la Sangre de Cristo y en la que asistieron miles de católicos nicaragüenses.

La solemne procesión fue dedicada por la Iglesia Católica a las familias que han sido afectadas por los terremotos.

Al final del Vía Crucis, el arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo José Brenes pidió a los fieles un minuto de silencio para “dialogar con Jesús”.

Entre los diferentes ruegos durante el recorrido de cuatro horas, los fieles pidieron para que cesen los movimientos telúricos que desde hace una semana mantienen en angustia a la población de Managua y de otras ciudades del Pacífico de Nicaragua.