• Pochomil y Masachapa |
  • |
  • |
  • Edición Web

Playas desoladas, barres con las sillas volteadas y comerciantes “chocando” entre ellos por la ausencia de bañistas es el ambiente que se vivió este Sábado de Gloria en los balnearios de Pochomil y Masachapa.

A diferencia de años anteriores pocas casas comerciales hicieron promociones entre los veraneantes y la música con poderosos altoparlantes también fue escasa.

La inusual imagen en esta época de Semana Santa en los balnearios ante mencionados solo tiene una repuesta, según los comerciantes, los terremotos de la semana anterior y los sismos que le han seguido.

“Lo que más andamos somos vendedores que chocamos con el uno con el otro”, se lamentó Rosa María Narváez quien en esta época del año se dedica a la venta de pescados entre los veraneantes que llegan a Pochomil y Masachapa.

Cruz Roja y Policía confirman reducción de bañistas

El teniente Gabriel Vargas, jefe del retén policial ubicado en el empalme de la “T” que une a las carreteras de San Rafael del Sur- Masachapa y Villa El Carmen- Masachapa, aseguró sin embargo que hoy fue el día de mayor ingreso de bañistas.

“Hoy han ingresado el doble de automóviles y autobuses con veraneantes hacía Pochomil y Masachapa en comparación a Jueves y Viernes Santo, pero la mayoría son de Villa El Carmen y San Rafael del Sur”, señaló Vargas.

Por su parte, Humberto Mendoza, jefe de playa de la Cruz Roja en Masachapa, estimó que la reducción de veraneantes esta Semana Mayor en ese balneario en comparación al año anterior “superó el 90%”.

Pochomil “desolado

En el centro turístico Pochomil que tiene una costa más grande y donde habitualmente llega mayor cantidad de veraneantes sus playas también se mostraron desoladas.

Gerardo Alfaro, quien tiene 23 años de bridar sus servicios como salvavidas en Pochomil, comentó que nunca antes había visto tan desolado ese balneario como en la Semana Santa que está por concluir.

Sandy Ugarte Briceño, administradora de un pequeño bar en las costas de Pochomil, dijo que esta Semana Mayor los comerciantes tuvieron grandes pérdidas o al menos sus ventas no fueron lo que tenían previsto.

“En la Semana Santa pasada – 2013- en seis mesas al mediodía del Sábado de Gloria ya había vendido 20 mil córdobas”, aseguró Ugarte mientas echaba un vistazo a las mesas que estaban vacías.

Turistas siguen llegando

Los turistas no se intimidaron con el estado de “alerta roja extrema” declarado a causa de una serie de terremotos ocurridos en Nicaragua y continuaron visitando el país con normalidad durante la festividad de Semana Santa, informó hoy la primera dama y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo.

Un total de 40,626 turistas han ingresado a Nicaragua en lo que va de Semana Santa, de un total de 53,000 que se espera al final de la misma.

“Eso dice mucho de la confianza que tiene la comunidad internacional en nuestro modelo de seguridad”, comentó Murillo.

El Instituto Nicaragüense de Turismo, Intur, esperaba la visita de 53,000 turistas extranjeros en Semana Santa, sin contar con la situación generada por los terremotos de magnitudes de 6.2 y 6.7 en la escala de Richter, además de las miles de réplicas, que se presentaron desde el 10 de abril.