• |
  • |
  • END

El alcalde Dionisio Marenco estremeció ayer el Auditorio “Miguel Larreynaga” de la Alcaldía de Managua, al denunciar que la secretaria del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, se atribuyó funciones fuera de la ley, porque antes de realizarse las elecciones municipales ya “nombró” a Clemente Guido, como titular de la Dirección de Patrimonio Histórico de la comuna.

Marenco primero hizo la denuncia en el discurso que antecedió la declaratoria de Hijo Dilecto de Managua al historiador y periodista Roberto Sánchez Ramírez, a quien la primera dama quiso obligar a que saliera ofreciendo declaraciones en una conspiración contra Nicho.

Nicho, quien tiene más de 40 años de conocer a Roberto, desde que eran universitarios, dijo que hace unos meses, la Presidencia de la República le impuso a Sánchez la Orden de la Independencia Cultural “Rubén Darío”, pero es triste que antes de que se realicen las elecciones municipales “ya se anuncien despidos, incluyendo el de Roberto Sánchez”.

“Lo más triste es que a Roberto se le pretende despedir no por inepto o por ladrón, sino todo lo contrario, por haberse negado a una acción deshonesta y calumniosa en contra de mi persona, y se le quiso condicionar su permanencia en el cargo que tiene en la Alcaldía si hacía el tipo de declaraciones.

“Es contradictorio que a Roberto le entreguen la Orden Cultural “Rubén Darío” y ahora se le pretenda despedir sin el menor respeto y consideración. Roberto puede perder el puesto que desempeña, pero conservará por siempre el respeto, el cariño y la consideración de los ciudadanos de Managua.

“Nos deja sus obras como el cementerio de San Pedro, y ahora nos entrega el recuerdo de Managua en su libro “Memorias de un poblano”, libro que se lee con los ojos llorosos, texto de obligada lectura para quienes quieran comprender la historia de nuestra capital. Es un legado que está por encima de las intrigas y de la maldad, es una obra de amor contra la que no puede el odio”, indicó Nicho.

Marenco dijo que Roberto ya estaba en la Alcaldía cuando él asumió el cargo de Alcalde, y ya tiene una experiencia acumulada en el rescate de los monumentos históricos, y hasta ha conseguido ayuda internacional “porque goza de la credibilidad de instituciones y personas que valoran su trabajo”.

Al hablar con los periodistas, Marenco dijo que ese nombramiento de Clemente Guido en el cargo de Roberto Sánchez “lo hicieron públicamente”, al tiempo que advirtió que remover a los ingenieros y técnicos de la comuna, sobre todo los de urbanismo “costará 20 años reponerlos”.

“Pero parece que no han hecho caso y dicen que los van a quitar”, y lamentablemente la ciudad de Managua va a pagar muy caro eso, si acaso gana” la fórmula del matrimonio Ortega-Murillo.

Lo que dijo Roberto
Roberto, después de recibir ayer el pergamino que lo acredita como Hijo Dilecto de la capital, agradeció la asistencia de una serie de personajes como el ex vicepresidente Sergio Ramírez, así como de uno de los personajes que retrata en su libro. De paso confirmó la denuncia que Nicho había hecho desde el podium de la sala de sesiones del Concejo.

El historiador utilizó frases bíblicas en su discurso, entre ellas: “El que tiene amor no hace mal al prójimo”, y agregó que el amor es contrario a las ofensas, al odio, al rencor, a la envidia, al egoísmo, a la grosería, al irrespeto y a la humillación. “El amor nos permite controlar la lengua”, añadió el homenajeado.

“No sé cuántos capítulos más podré escribir sobre mi vida, pero sí quiero asegurarles que los trataré de escribir con dignidad, eficiencia y honradez. Los últimos meses han sido de duras pruebas para mí, pero nuevamente Dios me ha bendecido al darme claridad para decidir que ningún cargo ni puesto es más importante que mi dignidad”, dijo el periodista y funcionario municipal.

Expresó que no puede exaltar las acciones de patriotismo y al mismo tiempo tener una conducta de servilismo, oportunismo y adulación, “rebajándome a la categoría de los batracios y los reptiles”.

“Pido a Dios que los últimos capítulos que escriba de mi vida, sean de dignidad, decoro y respeto, basado en principios morales, éticos y cívicos. A falta de bienes materiales, quiero que mi conducta sea la mejor herencia, en especial para mis hijos”, terminó diciendo Roberto muy emocionado. Finalmente recordó una frase del apóstol Pablo que dice: “Dichoso aquél que goza de su libertad sin cargos de conciencia”.