•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El cardenal Leopoldo Brenes dijo hoy que no viajará al Vaticano para participar en la ceremonia de canonización de los papas Juan Pablo II y Juan XXIII, porque "es un viaje muy cansado", y que lo conmemorará en Nicaragua.

"Acabo de viajar a Roma. Es un viaje muy cansado (y) me gustaría participar con mi gente aquí en Nicaragua", respondió el prelado, al ser consultado por periodistas.

El 22 de febrero pasado, el papa Francisco invistió como nuevo cardenal a Brenes junto a otros 18 prelados de Argentina, Brasil, Chile, España y Haití, entre otros países.

El nuevo cardenal, de 64 años, arzobispo de Managua desde 2005, estuvo en el Vaticano desde el 17 de febrero al 3 de marzo pasado.

El papa Juan Pablo II nombró obispo auxiliar de Managua a Brenes en 1988 y arzobispo de la capital nicaragüense en 2005, pocas horas antes de morir.

La arquidiócesis de Managua celebrará una vigilia el próximo sábado con motivo de la canonización el domingo de los papas.

Por su lado, el cardenal Miguel Obando y Bravo, arzobispo emérito de Managua, y el embajador de Nicaragua ante el Vaticano, José Cuadra Chamorro, representarán al Gobierno y "a todos los nicaragüenses" en la ceremonia de canonización de los papas Juan Pablo II y Juan XXIII, informó hoy el Ejecutivo.

El cardenal Obando y Bravo viajó este miércoles a Roma para asistir a la ceremonia de canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII, que se celebrará el próximo domingo en la Plaza de San Pedro del Vaticano.