•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Instituto de Geología y Geofísica, IGG, de la UNAN-Managua, presentó los resultados de un estudio de cinco años, sobre las principales fallas geológicas de la capital, y concluyó que el país necesita hacer más esfuerzos en materia de estudios de investigación sísmica y geológica.

Hasta ahora los análisis del IGG indican que las fallas de Managua afortunadamente no se han activado, sino que toda la actividad sísmica reciente ha ocurrido entre la península de Chiltepe --donde están los volcanes Apoyeque y Momotombo-- y Ciudad Sandino y Nagarote.

Dionisio Rodríguez, director del IGG, explicó que es necesario tener un mapa de microzonificación sísmica, para conocer cómo usar el suelo, porque las ondas sísmicas pasan a través de este y se comportan diferente con respecto a cada material geológico que se encuentra en la superficie o cerca de ella.

“También necesitamos hacer con mayor precisión la combinación de estudios directos como son la geología de superficie, e indirectos como son métodos geofísicos con gravimetría, magnetometría, georadar y sísmica que es muy importante también”, indicó Rodríguez.

Fallas aún duermen

Rodríguez explicó que todas las fallas son peligrosas en la medida que produzcan sismos de magnitudes grandes y en la medida en que se muevan en un terreno geológico donde las ondas sísmicas puedan amplificarse con facilidad.

“Hay que estudiar más y hay que hacerlo rápido referente al sistema de fallas de Managua, y ahora sabemos que existe un nuevo sistema de fallas en el oeste, esto servirá para los planes futuros del Gobierno en planificación y ordenamiento del territorio”, aseguró el geólogo Rodríguez.

Los especialistas del IGG consideran que no hay rincón del municipio de Managua libre de sismos.

“Si ves el graben (sistema de fallas geológicas) de Managua, no hay un solo lugar bueno… la zona que más está sintiendo los sismos es la zona occidental. En general todo el graben de la ciudad es un peligro”, considera Dionisio Marenco, ingeniero y ex alcalde de la capital.

Cosep preocupado

Por otra parte, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, señaló que si el próximo lunes se reanudan las clases en las escuelas de los departamentos de León y Managua, esperan que ello signifique la suspensión de la alerta roja.

Aguerri afirmó, sin embargo, que la decisión de suspender la alerta roja que dispuso el Gobierno desde el pasado 10 de abril, le corresponde al presidente de la República.

Sobre el tema, el director ejecutivo del Sinapred, doctor Guillermo González, dijo que valoran retomar el año lectivo en dichos departamentos.

 

25 Kilómetros tiene la falla de Nejapa, que se extiende desde Ticomo hasta la península de Chiltepe.

 

37 Kilómetros tiene la falla de Cofradía, que corta desde el lago de Managua, al este de la ciudad, hasta el volcán Masaya.

 

Lea además: Vieja Catedral sufrió daños