•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La clausura del Hospital “Fernando Vélez Paiz”, desde el pasado 12 de abril, ha traído una serie de incomodidades a sus pacientes, como Aracelly Barquero, quien salió a las 9 de la mañana de su casa, en el barrio La Fuente. Ella buscaba que le sellaran el certificado de nacimiento de su sobrino, de dos semanas de nacido, pero le fue imposible, porque ya nadie está trabajando en ese centro asistencial.

Este hospital, cuya construcción data desde 1944, fue desalojado debido a su alta vulnerabilidad ante los fuertes sismos que empezaron a registrarse el 10 de abril. El sobrino de Barquero nació ahí, el pasado 28 de marzo, y no ha podido ser inscrito en el Registro Civil de las Personas, por no contar con el documento que lo compruebe.

“Me mandaron al (hospital) Bertha Calderón, pero ahí me dijeron que no tienen expedientes del (hospital) Vélez Paiz. Ahora me están diciendo que tengo que ir al centro de salud, para que me sellen el certificado de nacimiento del niño”, contó Barquero en la segunda ocasión que llegó al Hospital “Fernando Vélez Paiz”, donde le indicaron que debía dirigirse al centro de salud “Carlos Rugama”.

Personal y equipos distribuidos

La misma situación pasó Ernesto Madrigal, habitante del barrio El Recreo, al querer inscribir a su hijo de tres meses de nacido. Después de ir al Hospital “Bertha Calderón” y regresar al Vélez Paiz en busca del sello al certificado de nacimiento, el personal de seguridad le dijo que debía hacer el trámite en su respectivo centro de salud.

Trabajadores del clausurado hospital, que no quisieron revelar su identidad, confirmaron a El Nuevo Diario que los equipos y los insumos médicos de este centro asistencial ya están siendo trasladados a otras unidades de salud por personal del Silais-Managua.

Aseguraron que los equipos y el personal médico están distribuidos entre el Hospital “Bertha Calderón”, el Hospital “La Mascota”, el Hospital Alemán Nicaragüense, el Hospital “Manolo Morales”, el centro de salud Francisco Morazán y el hospitalito de Ciudad Sandino.

Según uno de los consultados, el pasado lunes 14 de abril llegaron al hospital dos especialistas, uno mexicano y uno estadounidense, y aseguraron que este edificio ya no puede seguir siendo utilizado.