•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A las 2:00 de la madrugada —hora de Nicaragua— de hoy domingo, el papa Francisco declaró santos de la Iglesia a los beatos Juan XXIII y Juan Pablo II, este último muy apreciado por el pueblo nicaragüense.

La ceremonia de canonización de los dos papas fue presidida por el pontífice Francisco y a la misma asistió el papa emérito, Benedicto XVI, quien el 11 de mayo del 2011 beatificó a Juan Pablo II.

A la solemne misa de canonización de los dos papas —Juan XXIII y Juan Pablo II— asistieron también peregrinos de todas partes del mundo.

Entre los nicaragüense presentes en la histórica ceremonia de canonización de los dos pontífices destaca el arzobispo emérito de Managua, cardenal Miguel Obando y Bravo, a quien Juan Pablo II llamó al colegio cardenalicio el 25 mayo de 1985.

El acto religioso fue seguido con atención en los continentes a través de la radio, televisión y las redes sociales.

Milagros atribuidos a los nuevos santos

Juan Pablo II fue elevado a los altares luego que la Congregación para la Causa de los Santos comprobó dos milagros atribuidos a la intercesión del recordado pontífice originario de Cracovia, Polonia.

Los milagros atribuidos a la intercesión de Juan Pablo II fueron a favor de la religiosa francesa Marie Simón Pierre, quien padecía de párkinson, y la costarricense Florbeth Mena, quien sufría de aneurisma cerebral.

Tanto en el caso de la religiosa de origen francés y de la mujer costarricense, los médicos habían diagnosticado que sus enfermedades no tenían cura y que su muerte estaba cerca, según sus respectivos testimonios.

Mientras que el papa Juan XXIII alcanzó la dignidad de los altares después que la Congregación para la Causa de los Santos comprobara que por intercesión del llamado “Papa bueno” la religiosa Caterina Capitani sanó de una perforación gástrica hemorrágica y peritonitis aguda.

Este milagro ocurrió el 22 de mayo de 1966, según el informe oficial de la Congregación para la Causa de los Santos.

Vigilia y oraciones

La Iglesia católica nicaragüense celebró desde anoche la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, este último muy cercano a este país centroamericano, que visitó dos veces durante su pontificado.

En la catedral Inmaculada Concepción de María, en Managua, la noche del sábado se realizó una vigila en acción de gracias por los nuevos santos, a quienes los fieles elevaron sus plegarias pidiendo su intercesión.

Esta actividad fue presidida por el arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes Solórzano, quien recordó al papa Juan XXIII como “el papa bueno” y a Juan Pablo II como “el papa peregrino”.

En la parroquia San Miguel Arcángel, ubicada en el reparto Las Brisas, el párroco, monseñor Ismael Serrano, dijo que la misa del sábado a las seis de la tarde fue en acción de gracias por la canonización de los dos pontífices.

Mientras que la iglesia Santa Gema, ubicada en la colonia Morazán, que se localiza en la parte occidental de Managua, anunció en campo pagado la misa de acción de gracias por los dos nuevos santos, san Juan Pablo II y san Juan XXIII.

Esta misa se realizará este domingo a las 2:00 p.m. como parte también de la Fiesta de Jesús de la Divina Misericordia, que se celebra el siguiente domingo después de la Semana Santa, celebración que institucionalizó Juan Pablo II durante su pontificado.

Hoy a las 11:00 de la mañana el cardenal Leopoldo Brenes oficiará otra misa de acción de gracias por la canonización de los dos papas en la iglesia de Jesús de la Divina Misericordia, ubicada en Villa Fontana.