•   Boston  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Erict Uriel Vázquez Moreno es un joven oriundo de Quilalí, Nueva Segovia, quien en 2007 decidió dejar a su familia y amigos para emprender el ansiado “sueño americano”, debido a que en Nicaragua no tenía las oportunidades de trabajo y estudio para sacar a su familia de la miseria.

Relató que hizo todo lo posible para recoger un “dinerito” para pagar un “coyote”, el cual lo llevaría desde Nicaragua a Estados Unidos, cruzando la frontera por Ciudad Juárez, México.

Recuerda que cuando iban por El Salvador, el “coyote” --quien ya llevaba el dinero de Erict en su bolsillo-- decidió dejarlo botado. Le pidió que lo esperara en un parque porque iría por otras personas, pero nunca regresó, por lo que tuvo que sobrevivir en un lugar totalmente extraño.

Después de estar viviendo unos días en El Salvador, logró contratar a otra persona con el poco dinero que le quedaba. Esta vez el “coyote” le prometió que lo llevaría a su destino, pero que en México le tenía que pagar la otra parte del dinero acordado.

No consiguió el dinero

Al llegar la capital mexicana, Erict no pudo reunir la otra parte del dinero y lo dejaron botado nuevamente.

A como pudo llegó a la frontera de EE.UU. En este lugar, un camionero lo dejó esconderse en la parte trasera del tráiler para que cruzara. Desafortunadamente fue descubierto por Migración, cuyos agentes lo enviaron a Houston, Texas, donde pasó recluido nueve días.

Lo dejaron en libertad condicional y le entregaron un permiso por un año para estar en los EE.UU. Además, le dijeron que le llegaría una notificación indicándole la fecha en que tenía que presentarse en una Corte Federal para que decidieran sobre su situación migratoria.

Notificación no llegó

“Pero yo nunca recibí esa notificación, por lo que decidí irme para Boston”, relató el joven.

Una vez establecido empezó a trabajar en una panadería en la ciudad de Chelsea. Todo marchaba muy bien, hasta que el 4 de mayo de 2012 los agentes de Migración tocaron la puerta de la casa que habitaba con su compañera sentimental, María Martínez.

Los agentes lo esposaron y encontraron dormido al hermano de su novia, a quien también arrestaron por estar indocumentado.

Cuando se encontraba recluido en la cárcel de Plymouth, Massachusetts, en su desesperación suplicó a un policía que le dejaran hacer una llamada.

“El policía en vez de darme el acceso a la llamada fue por otro compañero y me encerraron en un cuarto frío por más de 24 horas completamente desnudo, alegando que yo dije que me quería suicidar”, expresó.

Libertad condicional

Erict se encuentra de nuevo bajo libertad condicional a la espera de ser llamado por un juez que decidirá sobre su futuro migratorio.

Además de todo lo que había pasado, el joven tuvo que aguantar en silencio la muerte de su madre, el pasado primero de agosto de 2013.

“De todos los sufrimientos que he vivido, la muerte de mi madre es el que más me ha dolido, el no poder estar en su funeral por mi condición migratoria”, explico con sus ojos brillosos.

Además, sus familiares en Quilalí le han notificado que su padre se encuentra muy enfermo.

“Me gustaría tener mis papeles en regla para poder irlo a ver, pero de la forma en que estoy me siento completamente atado”, puntualizó el joven migrante.

 

"El policía en vez de darme el acceso a la llamada fue por otro compañero y me encerraron en un cuarto frío por más de 24 horas completamente desnudo".

ERICT URIEL VÁSQUEZ MORENO, CIUDADANO NICARAGÜENSE