Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La inversión pública en el sector social local sigue sin ser “significativa”. De acuerdo con la consultora y analista en temas de presupuesto, Claudia Rocha García, la asignación presupuestaria para Educación y Salud en 2009 muestra un incremento de alrededor de un millón de córdobas respecto a la partida de 2008.

Pero esa asignación en términos del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, en términos del valor monetario de la producción corriente de bienes y servicios del año, no muestra cambios.

“Es decir, hablamos de una inversión que no tendrá impacto real en ambos sectores”, explicó la experta tras hablar del tema en un conversatorio auspiciado por la Fundación Konrad Adenauer.

El próximo año, el presupuesto diseñado por el Ejecutivo para Educación y Salud es de un poco más de 5,451 millones y 5,504 millones de córdobas, respectivamente. “Sin embargo, si evaluamos el gasto asignado de esos sectores en términos del PIB, vemos que se mantienen”, dijo Rocha.

“Por ejemplo, la inversión de Educación Básica implicó en 2007 el 3.7 por ciento respecto al PIB; luego en 2008 representó el 3.4 por ciento, y en 2009 está significando el 3.7 por ciento del PIB”, detalló.

O sea, “ni siquiera estamos alcanzando el promedio latinoamericano de 2004, en cuanto a la inversión en Educación, que fue del 4.3 por ciento del PIB”, manifestó. En cuanto a Salud, la situación es similar, “pues todavía para 2009 el gasto del sector representa el 3.9 por ciento del PIB, no llega al 5 por ciento que es lo que están solicitando organismos vinculados al ramo”, destacó.

Los efectos
Lo anterior tiene sus implicancias. Javier Meléndez, Director Ejecutivo del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), indicó que el gasto en medicinas, por ejemplo, continúa siendo poco y variable.

“El gasto en medicinas proyectado para 2009 es superior al de 2008, pero sigue siendo inferior al de 2007, y el gasto en 2008 también fue bajo con respecto al de 2007, entonces vemos un gasto cambiante”, insistió.

En Educación, en tanto, el gasto más sacrificado es el de los Preescolares. “El gasto per cápita en preescolares era hasta 2007 de 25.95 dólares por alumno. Mientras en Primaria fue de 152.86 dólares, y en secundaria de 38.71 dólares. Es decir, “aunque van aumentando poco a poco, varía de un nivel a otro, cuando debería priorizarse todos los niveles, porque en éstos el estudiante se forma para enfrentar (con buen suceso) la universidad”, argumentó la consultora.

En 2008, entre tanto, el gasto per cápita para Primaria fue de 156.18 dólares, y en la secundaria se estima en 60 dólares. “El gasto en Preescolares no lo sabemos todavía”, comentó la analista.

No obstante, en el gasto per cápita universitario la historia es otra. “El gasto per cápita en la educación superior es de 970 a 980 dólares por alumno, y no es que esté mal eso, lo que pasa es que las universidades no rinden cuentas claras, no dicen cómo lo distribuyen, a quiénes priorizan, quién los maneja y cómo, entonces, eso no permite decir: OK, está bien esa asignación”, apuntó Meléndez.

Poco interés
Javier Meléndez, Director Ejecutivo del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), indicó que, en general, los nicas no muestran interés en temas presupuestarios, “lo que es lamentable, porque el presupuesto se nutre con nuestros impuestos, con el dinero de la gente”, valoró.

Por otro lado, mencionó que hace falta más beligerancia en los organismos enfocados en educación, salud y niñez, para demandar más inversión social en Nicaragua.