•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Maquinaria de la Alcaldía de Managua inició desde el pasado viernes en horas de la tarde, la demolición del antiguo edificio de la Lotería Nacional, ubicado en el casco histórico de la vieja Managua, el cual representaba, según estudios de especialistas, un inminente peligro para los vecinos del sector, por los serios daños que presentaba en su estructura.

Fidel Moreno, secretario general de la Alcaldía de Managua, aseguró que se realizaron estudios especializados a la estructura del edificio, y pese al valor histórico y arquitectónico que tenía, la recomendación fue demolerlo a lo inmediato.

El funcionario señaló que con la actividad sísmica que se registra desde el pasado 10 de abril, la estructura del antiguo “Palacio de la Suerte” se debilitó, por lo que podía caer ante un movimiento de alta intensidad.

“Buscando la vida”

Varios pobladores de la capital pasaron horas viendo cómo caía la estructura. Emérita Peña, habitante del barrio Rubén Darío, dijo que se ha apoyado bastante a los damnificados, sobre todo, con la construcción de viviendas. Peña, quien vivía también en los escombros, señaló que el antiguo edificio de la Lotería Nacional representaba un peligro ante los temblores registrados en estos días. “Está bien que lo derrumben, era un riesgo”, opinó.

Otros han encontrado, en medio de la práctica de demolición, una forma de sustento, por ejemplo, Victorino José Romero, poblador de Managua. A raíz de que se inició la demolición de los viejos edificios, después del terremoto del 10 de abril, se dedica a la extracción de hierro, el que luego vende en las chatarreras. “Después del terremoto me he convertido en demoledor”, asegura, blandiendo su mazo.

Los ingresos dependen de la calidad del material que saquen. Los chatarreros les pagan C$250 por el quintal de hierro recolectado, sin embargo, todo depende de la facilidad que tengan para extraer dicho material.

“Hay veces que el trabajo es demasiado duro, no hay capacidad para sacar el hierro y no se gana mucho”, explicó. “Aquí trabajando estamos como doscientas personas, queriendo ‘agarrar algo’ para ganarnos la vida, la paga es regular”, añadió Joel Ramírez.

Resguardo policial

Oficiales de la Policía Nacional resguardaron el trabajo de demolición, sin embargo, fue evidente la presencia de menores de edad entre los escombros en labor de recolección de hierro.

El suboficial Víctor Rugama dijo que era tarea de la Policía, en ese momento, evitar que los pobladores sufrieran lesiones, para esto, la única medida posible fue retirarlos cuando operaba la maquinaria. “Cuando la máquina se detiene se les da lugar para que aprovechen a sacar el hierro que está suelto”, señaló.

Incertidumbre

Emelda Montenegro, quien habita contiguo a las ruinas del cine Margot, dijo que hasta el momento no se les ha notificado si se va a demoler esta construcción. Sin embargo, hay preocupación entre los vecinos, porque cinco viviendas donde habitan varias familias se apoyan en la tapia de más de 12 metros del edificio.

“Salimos a trabajar preocupados”, aseguró. Montenegro, quien señaló que es razonable que si se demuele el antiguo edificio de la Lotería, se tome la misma medida con el Margot.

42 familias habitaban el antiguo edificio de la Lotería Nacional.

200 personas trabajaron en los escombros recolectando hierro.