•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Centroamérica tiene el reto de impulsar una “política industrial”, en especial para las casi 3 millones de pequeñas y medianas empresas en el istmo, para aprovechar todos los pilares del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, declaró el economista guatemalteco Rómulo Caballeros.

En la medida en que Centroamérica, sumida en la pobreza, con 40 millones de habitantes y proclive a los desastres naturales, no promueva esa política de industrialización, la región “no avanzará” al desarrollo, dijo Caballeros, exministro de Economía de Guatemala y consultor de la Unión Europea, UE.

En 2012, Centroamérica firmó con la UE el Acuerdo de Asociación, AdA, que contiene tres pilares: diálogo político, de cooperación y de comercio.

Según el experto, quien participó en una Cumbre Iberoamericana de Periodismo, en Granada, en la actualidad ningún país de Centroamérica “tiene capacidad” para superar por completo los desafíos que supone el AdA.

Fallas

Precisó que el istmo no termina de definir sus prioridades, y advirtió que “van a pasar años para que las relaciones de producción” avancen con la UE.

Explicó que, por ejemplo, Centroamérica carece de un comité de cooperación o de un mecanismo de consulta, tampoco existe un país que lidere a la región, el proceso de integración no avanza, no se ha incorporado la participación ciudadana en la toma de decisiones, y no se ha impulsado la “modernización administrativa del comercio”. “No hay diálogos, sino reunionitis”, afirmó Caballeros.

Negocios

Añadió que los sistemas nacionales de calidad en Centroamérica “son verdaderamente muy pobres”, y para mejorarlos urge la participación del sector privado.

En 2011, el intercambio comercial entre Centroamérica, con 40 millones de habitantes, y la UE, con 500 millones, alcanzó los 8,000 millones de euros, según cifras de la Comisión Europea, CE.

Para 2012, la UE representó el 9% del intercambio comercial de Centroamérica, según cifras oficiales.

En marzo pasado, en una visita a Managua, el secretario general del Sistema de la Integración Centroamericana, Hugo Martínez, destacó que el AdA es clave, porque la UE es el “tercer socio comercial” del istmo.

“Además (la UE) es uno de nuestros principales cooperantes y nos brinda su apoyo y acompañamiento en diferentes campos, como la seguridad democrática, la integración económica, la seguridad alimentaria y nutricional, el fortalecimiento institucional y el apoyo a las pequeñas y medianas empresas”, comentó Martínez en ese momento.

Un estudio del Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE, sobre las micro, pequeñas y medianas empresas, refleja que al 2004 ese sector de la economía en el istmo empleaba a más del 44% de la Población Económicamente Activa, y contribuía con más del 26% del Producto Interno Bruto.

Oportunidades

La CE explicó en un comunicado emitido tras la ratificación del AdA por la UE, en 2012, que se espera que el valor de los flujos comerciales aumente hasta en un 30% en ambas regiones, y que el Producto Interno Bruto de Centroamérica podría incrementar hasta en un 2%.

Según Caballeros, para lograr esa meta los gobiernos de Centroamérica deben cumplir con todos los desafíos que plantea el AdA con sus tres pilares (político, cooperación y comercio), pero alertó que las autoridades de la región siguen sin tomar las decisiones clave.

Comentó que si los países centroamericanos son capaces de cumplir con las exigencias de la UE, estarán en condiciones de abrir lazos comerciales con cualquier otra región del mundo, ya que los europeos tienen estándares de calidad muy altos.

Entre los principales productos que compra la UE a Centroamérica están el banano, el café y la piña, de acuerdo con la CE.

Los expertos sostienen que en el caso de las pymes, enfrentan la falta de tecnificación y se mantienen en la informalidad, por lo que es vital promover su industrialización.

En Nicaragua, por ejemplo, las pymes en el sector informal evaden pagar unos US$46 millones en impuestos.

Leyes

Caballeros mencionó que Honduras y Nicaragua, los dos países más pobres de Centroamérica, tienen las “leyes más modernas” en cuanto a la libre competencia, aunque todavía están en un proceso de “maduración de sus instituciones”.

Por otro lado, criticó que los sistemas aduaneros en la región no se han armonizado.

Explicó que Costa Rica mantiene sus aduanas abiertas las 24 horas, pero Nicaragua no. Agregó que transportar mercancías por Centroamérica es más lento que en África, por lo que el Incae ha propuesto “un corredor estratégico” para la región.

Sector privado

Caballeros destacó que pese a la falta de integración formal en la región, sí se notan avances en la “integración real”, ya que las empresas locales empiezan a expandirse en el istmo.

“Unidos pesamos más (ante la UE) que los seis países separados”, concluyó Caballeros, en referencia a Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

 

* lloaisiga@elnuevodiario.com.ni