•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sobre la base de pruebas directas, indiciarias y científicas, la Fiscalía espera demostrar la culpabilidad de Fernando Antonio Aburto Reyes, de 35 años, acusado de robar, violar y asesinar a la estadounidense Karen Colclough, de 37 años.

Al ser llevado ayer ante el juez, el acusado brevemente aseguró frente a los periodistas que la cámara fotográfica, propiedad de la víctima, que las autoridades encontraron en su poder, se la entregó un hermano para que le buscara venta.

No obstante, la Fiscalía espera sustentar que él fue quien se apoderó de los objetos personales de la víctima y que además la violó.

Para ello cuenta con pruebas indiciarias como la posición sexual en que quedó el cuerpo de la víctima.

Otras pruebas que hacen presumir que Aburto mancilló a Colclough son los signos del estrangulamiento realizado con la prenda íntima de la víctima.

Además de la prueba indiciaria, la Fiscalía cuenta con la prueba de ADN tomada de las uñas de Karen Colclough, donde fueron encontrados restos de piel que coinciden con la del acusado, según lo revela el dictamen del Instituto de Medicina Legal.

La defensa

En la audiencia inicial, la defensora pública Ana Lidia Úbeda pidió que se rechazara el intercambio probatorio presentado por la Fiscalía, alegando falta de pruebas que vinculen a su representado con los delitos de violación y femicidio.

“Lo que los testigos van a venir a decir al juicio es que vieron a la víctima --Karen Colclough-- tomar fotos en la costa del mar, pero ninguno refiere haber visto a mi representado cerca de ella”, manifestó Úbeda.

Al final de la audiencia, la jueza Quinto de Distrito Especializado en Violencia, de la capital, Henriette Casco Batres, citó a juicio al presunto femicida, para el próximo 23 de junio y le mantuvo la prisión preventiva.