•  |
  •  |
  • END

El procurador para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), Omar Cabezas, pidió al Ministerio de la Familia que ponga “mano dura” a los centros de protección de menores que en su mayoría violan los derechos humanos de los niños y niñas huérfanos.

“Encontramos que al menos en el 25 por ciento de los lugares hay maltrato físico que raya con la tortura. Los castigos van desde ponerlos descalzos y pegarles con reglas, y hay centros que no reúnen las condiciones de infraestructura adecuada”, mencionó Cabezas. La PDDH realizó durante los meses de septiembre y octubre un estudio titulado “Fiscalización sobre los Derechos y Garantías de Niños, Niñas y Adolescentes que se encuentran en Centros de Protección Especial en Nicaragua”.
 
La fiscalización comprendió visitas a 28 centros de protección especial de niñas, niños y adolescentes del país, y entrevistas a funcionarios de MiFamilia, tanto a nivel central como departamental.

Cabezas responsabilizó a la administración anterior de MiFamilia por la situación actual de dichos centros, por lo que enviarán un informe especial a la titular de la institución, Rosa Adilia Vizcaya Briones.

“Son preocupantes los hallazgos, revelan un abandono de estos centros de parte de las instituciones del Estado”, dijo la procuradora especial de la niñez y adolescencia, Norma Moreno.